sábado, 23 de abril de 2016

La cosa sigue pintando mal

Hapag-Lloyd y United Arab Shipping Company (UASC) en vías de fusión

Sólo un día después de que las navieras CMA-CGM, Evergreen, China Cosco y OOCL anunciasen su compromiso por participar de la nueva Ocean Alliance, dos de las principales navieras del mundo, que quedan fuera del juego de los acuerdos internacionales, la alemana Hapag-Lloyd y United Arab Shipping Company (UASC), con base en Dubai, han anunciado el inicio de conversaciones para fusionar su negocio marítimo.

Aunque no lo han explicado de esta manera, lo cierto es que ambas compañías navieras tienen presente que quedarían muy descolgadas del negocio en caso de no mover ficha de una forma rápida. En el caso de que se produzca una combinación de sus negocios, las compañías están basando sus conversaciones en los porcentajes que cada una podría aportar y que, según indican desde la naviera germana serían de aproximadamente un 72% para Hapag-Lloyd y el 28% restante de UASC, siempre sujetos a una conclusión satisfactoria en las negociaciones y a la realización de un exhaustivo examen previo y mutuo. No obstante, hasta la fecha, "las conversaciones llevadas a cabo entre las dos compañías no se han traducido en un contrato vinculante, y no se puede asegurar que éstas conduzcan a un acuerdo definitivo".

Por otro lado, cabe destacar que el acuerdo entre CMA-CGM y China Shipping (ahora fusionada con Cosco), dejaba a UASC a la intemperie y sin compañeros de viaje en la alianza que conformaban las tres, la conocida como Ocean Three. Del mismo modo, Hapag-Lloyd habría visto comprometida su participación en la alianza G-6, de a que es miembro fundador, al estar en código compartido con y OOCL (nuevo miembro de la Ocean Alliance), además de American President Lines, Hyundai Merchant Marine, Mitsui y Nippon.

Una eventual alianza empresarial entre la naviera alemana y la árabe tendría gran repercusión en los fletes entre Europa, Oriente Medio y, sobre todo Sudamérica, tras la adquisición de la chilena CSAV por parte de Hapag-Lloyd, que concluyó el pasado año. Tanto la naviera europea como la emiratí se tratan de compañías muy solventes  y de gran músculo financiero, aunque raramente podrán competir a nivel de precios con lo que puedan ofrecer la Ocean Alliance y la 2M.

En la información que referíamos ayer, explicamos la posibilidad de que la naviera alemana (bien sola o bien a través de la absorción del negocio de portacontenedores de UASC) pudiera entrar a formar parte de una de las dos grandes alianzas y cubrir, de esta manera, el mercado Sudamericano y ofrecer más alternativas en Oriente Medio y África al resto de participantes.

Por otro lado, quedarán descolgadas, sobre todo por sus problemas de liquidez, las compañías coreanas (Hanjin y Hyundai) o las japonesas (Mitsui, L-Line o MOL, entre otras) y respecto a la también alemana Hamburg Süd, que cuenta con una estrecha relación con UASC para implementar sus servicios en la zona de Oriente Medio, podría entrar en una eventual operación conjunta en caso de que se llegue al acuerdo de fusión con Hapag-Lloyd.

En los próximos meses se prevén muchos más movimientos en un segmento, el del transporte de contenedores en el que no demasiadas compañías compiten por los mismos puertos.

Fuente

Publicar un comentario en la entrada