lunes, 3 de junio de 2013

Causa común

Japón y la UE unirán fuerzas para reducir el precio del Gas Natural Licuado

Japón y la Unión Europea (UE) crearán un grupo de trabajo específico para aumentar su capacidad de negociación y disminuir el precio que pagan por las importaciones de Gas Natural Licuado (GNL), informó hoy el diario económico Nikkei.

Según las informaciones, Japón y la UE establecerán sus equipos de trabajo el próximo 7 de junio con el objetivo de modificar sus actuales condiciones de mercado de GNL y que éstas reflejen la situación real de oferta y demanda.

En la actualidad, Japón cuenta con cerca del 40 por ciento de las importaciones totales del Gas Natural Licuado, que se han incrementado por la paralización de 48 de sus 50 reactores nucleares tras la crisis atómica en Fukushima de 2011.

El país asiático, que antes del accidente obtenía cerca de un 30 % de su energía de las plantas nucleares, actualmente genera cerca del 90 por ciento de su electricidad mediante centrales de combustible fósil, la mitad de las cuales funcionan con GNL, lo que ha disparado la importación de hidrocarburos.

Por su parte, la UE es el destino de cerca del 20 por ciento del total de las importaciones mundiales de Gas Natural Licuado, cuyo precio de mercado ha caído considerablemente tras la entrada de EEUU en el sector.

Según el diario, Japón paga en estos momentos cerca de un 50 por ciento más del precio de referencia en EEUU, principalmente por el coste del transporte desde Rusia u Oriente Medio, sus principales mercados.

A pesar de que la UE se encuentra en una mejor posición negociadora, se ha encontrado la fuerte resistencia de los principales importadores a la hora de renegociar el precio, lo que habría acelerado la creación del grupo de trabajo con Japón de cara a aumentar la presión sobre sus proveedores.

Se espera que el resultado de sus reuniones se presente durante una conferencia sobre productores y consumidores de GNL que tendrá lugar en Japón durante el mes de septiembre.

Japón registró en 2012 su mayor déficit comercial histórico, de 6,9 billones de yenes (52.754 millones de euros), arrastrado principalmente por el incremento del 10,4 % en la compra de hidrocarburos tras el cierre de las plantas nucleares.
Fuente: ABC
Publicar un comentario en la entrada