martes, 25 de junio de 2013

Que aceleren

Los astilleros españoles contrataron más de 270 barcos con este sistema en 9 años

El tax lease, que cumplirá el próximo sábado dos años de suspensión por orden de la Comisión Europea (CE), era el sistema de arrendamiento financiero que usaban los astilleros españoles para contratar buques tecnológicamente avanzados y que estuviesen abanderados en algún país de la Unión Europea (UE). Este mecanismo ofrecía ahorros de entre el 20% y el 30% sobre el precio total del barco y movilizó la construcción de más de 270 buques en el periodo 2002-2010, por un valor superior a los 8.700 millones de euros.

El tax lease combinaba una amortización acelerada del barco en 3,5 años con los incentivos del régimen fiscal de las navieras, en función del tonelaje de los barcos. Ese doble beneficio fiscal es el que rechazó Bruselas. Se trataba de un sistema complejo, que facilitaba la financiación de los astilleros, a través de inversores con altas bases imponibles en el impuesto de sociedades, interesados en desgravar, entre los que figuran empresas como Inditex o El Corte Inglés. Estos inversores constituían una agrupación de interés económico (AIE) que intermediaba en la compra del barco entre el astillero y el armador.

Entre los astilleros que más utilizaron el tax lease entre 2002 y 2010 estaban Hijos de J. Barreras (con contratos por valor de 1.700 millones), Factorías Vulcano (1.000), Construcciones Navales del Norte (1.000), Zamakona (700) y Armón (500).

La devolución de las ayudas supondría un grave problema para el Gobierno, ya que todas las operaciones con el tax lease fueron validadas por la dirección general de Tributos del Ministerio de Hacienda. España ya fue condenada en dos ocasiones por Europa por no haber ejecutado órdenes de recuperación de ayudas ilegales de naturaleza fiscal, en 2006 y 2007, por el caso de las llamadas "vacaciones fiscales vascas". 
Publicar un comentario en la entrada