lunes, 10 de junio de 2013

Mucho ruido pero al final...

El barco hotel se aleja de Barcelona
El Ayuntamiento estudia la rescisión del contrato que le vincula a Sunborn por los reiterados incumplimientos
La licencia de obras para adecuar el puerto ha expirado sin que se hayan iniciado los trabajos

La famosa embarcación con habitaciones de lujo para acoger turistas y que debía atracar en el puerto del Fòrum en el 2008 se parece cada día más a un barco fantasma. Su llegada se retrasa continuamente y ahora parece que nunca atracará en Barcelona. Los servicios jurídicos del Ayuntamiento están estudiando la rescisión del contrato con la compañía Sunborn. La licencia de obras concedida para ejecutar los trabajos en el espacio en el que se debía instalar la embarcación ha expirado sin que se haya movido una sola piedra en el puerto.

Esta nueva demora debió colmar la paciencia de los responsables municipales, que ahora estudian romper definitivamente el contrato. El barco se estaba construyendo en unos astilleros de Malasia, pero al parecer la compañía ha decidido enviar la nave a otro puerto y construir otra de dimensiones más pequeñas con el fin de instalarla en Barcelona. Pero, al final, parece que ni lo uno ni lo otro.

El Ayuntamiento gobernado por el PSC aprobó en el 2005 la instalación del barco hotel. Esta polémica iniciativa disgustó a los grupos de la oposición y molestó a los hoteleros de la ciudad. A cambio de instalarse en el Fòrum, Sunborn, ganadora del concurso, abonaría un canon anual de 400.000 euros durante 25 años, el plazo de la concesión. El PP reclamó hace meses al equipo de gobierno que anulase la concesión por incumplimiento de contrato, ya que el barco debía atracar en el 2008. En el caso de que la empresa no cumpliera su compromiso, el Ayuntamiento tenía derecho a ejecutar una cláusula de rescisión del contrato y cobrar una indemnización de 1,6 millones. La propuesta fue desestimada por CiU, ya que coincidía con la elaboración del proyecto del sistema de anclaje de la embarcación y la adecuación del entorno del puerto.

El naufragio del barco hotel acaba con una nueva esperanza de reflotación del puerto del Fòrum. Año tras año, la frustración no cesa de crecer. Inversores y ciudadanos siguen dando la espalda a este en teoría privilegiado equipamiento concebido para convertirse en un referente del lujo del Mediterráneo, al estilo de Cannes o Mónaco. A la hora de la verdad muy pocos han apostado por él. Las aspiraciones iniciales no han hecho otra cosa que rebajarse. Y lo cierto es que estos desencuentros vienen de mucho antes de la crisis.
Publicar un comentario en la entrada