martes, 20 de noviembre de 2012

A medias

Un puerto sin servicios en Llanes
Los usuarios con embarcaciones en la dársena se quejan por la falta de luz y agua pese a que han tenido que abonar las tasas de este año

Sin luz ni agua pero con la obligación de pagar por los amarres. En esta situación se encuentran más de cuarenta usuarios del flamante puerto deportivo de Llanes, los cuales ya han abonado las cuotas del pago por el uso de los pantalanes durante este año. El nuevo puerto deportivo en funcionamiento desde abril carece de servicios de luz y agua en los amarres situados en la zona de la dársena.

La situación trae de cabeza a los usuarios de esta parte del puerto que ven como abonan las mismas tasas que el resto de embarcaciones, pero a cambio no tienen a su disposición las mismas comodidades. El pago correspondiente a este ejercicio, que va desde el 1 de abril al 31 de diciembre, ya se ha efectuado. Las tasas abonadas dependen de la longitud de las embarcaciones.

Los que amarran en la dársena no pueden ni limpiar sus embarcaciones como el resto de sus compañeros ni utilizar la luz. Para ellos todo esta situación es injusta pues han comprobado como desde que el puerto deportivo entrase en funcionamiento, han sido varias veces las que les han prometido que estos servicios iban a entrar en funcionamiento sin que nada de esto se produjese por el momento.

Tras múltiples plazos incumplidos, Emilio Obeso, presidente del Club Marítimo de Llanes, asegura que las últimas promesas llegadas desde puertos, indican que los servicios de agua y luz en la zona de la dársena estarán listos antes de fin de año. «Hasta ahora no lo han puesto según nos han dicho por falta de fondos. Ahora nos han comunicado que la intención que tienen es la de instalar la luz y el agua antes de que acabe este año», asegura.

A favor de la administración en este caso está el hecho de que deja atracar a las embarcaciones en la zona de la dársena aun cuando en esta zona no hay servicios.

«Les han dado la posibilidad de que en vez de tener los barcos en tierra los tengan aquí, aunque también es verdad es que les están cobrando por ello», sentencia Emilio Obeso.

Entre tanto, los usuarios muestran su descontento como consecuencia de las continuas promesas incumplidas desde puertos. Alan Vega García amarra su lancha de 4,85 metros en la zona de la dársena. Ya le han cobrado los nueve meses correspondiente a este año 2012. Ha pagado un total de 309 euros. «Nos arreglamos como podemos al no tener agua ni luz. No podemos por ejemplo poner deshumificadores en las lanchas y para utilizar el agua amarramos en otros pantalanes cuando algún compañero sale a la mar», dice. En opinión de García esta situación es injusta. «Nos cobran por los amarres lo mismo que si tuviésemos agua y luz. Nos deberían hacer un descuento o no cobrarnos hasta que tengamos los mismos servicios que los demás usuarios del puerto. Nos cobran por algo que no está acabado. Es cierto que las molestias tan poco son tan grandes pues lo principal es tener las lanchas en el puerto, pero una vez que estamos ya aquí es lógico que queramos tener todos los servicios que nos prometieron», dice.
Publicar un comentario