lunes, 12 de noviembre de 2012

Y mientras...

YPF se despeña tras perder como socio a Repsol
Sus ganancias se hunden un 51% después de la expropiación

Resulta que bajo la dirección de Repsol, YPF no invertía lo suficiente en Argentina. Resulta que si se estaba produciendo un declive en la producción de crudo en el país era por la ineficiente dirección de la compañía española. Resulta que a la petrolera que preside Antonio Brufau sólo le interesaba repatriar beneficios. Todo eso argumentó el Gobierno de Cristina Fernández Kirchner en abril para expropiar la empresa argentina a la española y prometer una mejor gestión cuando YPF estuviese en sus manos. Pero resulta que siete meses después la petrolera argentina, sin la dirección española, está mucho peor que cuando Repsol tutelaba su funcionamiento.

Se mire la magnitud que se mire, nada ha mejorado en YPF. El pasado miércoles, la compañía anunció que en lo que va de año su beneficio ha caído un 26,3%, hasta los 460 millones de euros. Aunque el dato más sonrojante para el equipo que capitanea Miguel Galuccio, su actual presidente, es que entre julio y septiembre, el primer trimestre tras la expropiación, sus ganancias se hundieron un 51%, hasta los 121 millones de euros. En el mismo periodo, Repsol logró incrementar sus beneficios un 36%, hasta los 760 millones.

Sin inversores

En el capítulo inversor, las cosas tampoco le han ido mucho mejor. A finales de agosto, Galuccio anunció un plan de 30.000 millones para los próximos cinco años supeditado a encontrar socios. Unos colaboradores que no llegan pese a los contactos que ha mantenido con colosos como la china Sinopec. A mediados de septiembre, YPF anunció un preacuerdo con la petrolera americana Chevron. El documento, sin embargo, es más que genérico: no compromete a Chevron a invertir ni detalla cifras concretas. Además, dos meses después del anuncio, nada se ha vuelto a saber ni de la americana ni de otra petrolera. Galuccio realizó una gira por EE UU y Reino Unido en busca de inversores que se cerró sin ningún resultado. Como reconocen fuentes del sector, la sombra de Repsol, que denunciará a cualquier compañía que pacte inversiones con YPF, es demasiado alargada.

La consecuencia de la nueva gestión alumbrada por Kirchner en la petrolera es que su valor en Bolsa se ha desplomado. En lo que va de año, el precio de su acción se ha hundido un 56,55%. El viernes sus títulos cerraron a 72,8 pesos, 11,8 euros al cambio.

Repsol ya puede ir al Ciadi

Repsol puede presentar ya una demanda de arbitraje internacional por la confiscación del 51% de YPF para que Argentina pague una compensación justa. En mayo, Repsol remitió una carta a Argentina en la que declaraba la existencia de una controversia, el primer paso para llevar el caso al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones del Banco Mundial (Ciadi). Ayer expiró el plazo de seis meses que tenían ambas partes para llegar a un acuerdo antes de la presentación de la demanda de arbitraje.
Fuente: La razón
Publicar un comentario