miércoles, 19 de marzo de 2014

Nuevos mercados

Navantia desarrollará en el astillero simuladores para la marina australiana
El departamento de Sistemas se adjudica un contrato por 3,1 millones de euros para mejorar el adiestramiento de los marinos de ese país

Las buenas noticias para el astillero de Navantia llegan desde Australia y no desde Madrid, adonde miran sus trabajadores desde hace meses esperando que el Gobierno desbloquee los proyectos de la gran carena del submarino 'Tramontana' y el programa de los nuevos S-80. La marina de guerra australiana ha adjudicado a la compañía pública de construcciones y reparaciones navales una ampliación del suministro del Sistema Integrado de Control de Plataforma (IPMS), cuyo valor asciende a 3,1 millones de euros.

El nuevo contrato será desarrollado por especialistas del departamento de Sistemas Cartagena a lo largo de dos años y permitirá incorporar a bordo de los barcos australianos un avanzado sistema de adiestramiento, conocido como On Board Training System (OBTS).

Se trata de un programa informático de simulación que proporciona a las dotaciones de los buques un entorno de adiestramiento, mediante la simulación de los equipos y medios conectados al IPMS, así como su respuesta dinámica frente a las acciones del operador.

El 'software' pone en práctica una simulación en tiempo real y permite a los operadores de las consolas conectarse a un buque virtual con el mismo comportamiento que si fuera real. Éste se utiliza para el adiestramiento tanto individual como colectivo, según anunció ayer la compañía pública en un comunicado.

Australia se ha convertido en un cliente estratégico para el futuro del negocio de Navantia. En la actualidad desarrolla un programa para aumentar la capacidad de despliegue y apoyo anfibio de su marina de guerra mediante la adquisición de dos buques plataforma de helicópteros y dique, similares al 'Juan Carlos I' español, y que sustituirán a sus actuales barcos anfibios.

Además, Navantia suministra a ese país tres destructores de defensa antiaérea y doce lanchas de desembarco para sus dos grandes buques anfibios. Pero también aspira a vender su modelo de submarino S-80 con sistema de combate estadounidense, del que podría fabricar hasta doce unidades (con apoyo de constructores locales) si finalmente la oferta presentada fuera la elegida. En este concurso compite como empresa finalista con constructores alemanes y franceses que ofrecen submarinos ya conocidos, con sistemas de combate propios y cuya fiabilidad está garantizada.

Contrato de mantenimiento

Mientras llega una decisión al respecto, Navantia inicia en Australia actividades relacionadas con el apoyo al ciclo de vida de todos los buques suministrados a lo largo de estos últimos años. Es decir: pretende convertirse en cliente prioritario tanto en el mantenimiento de los buques suministrados como en el de los sistemas y equipos que estos embarcan.

La empresa mantiene actualmente a una plantilla de 30 personas en aquel país -algunos de ellos, procedentes de Cartagena-, y espera incrementar esta presencia mediante la recién creada filial Navantia Australia Pty. 
Publicar un comentario en la entrada