lunes, 10 de marzo de 2014

Vuelve el clásico

El gasero más fiel a la ría cumple 20 años de entrada en Navantia
«El Mostefa Ben Boulaid» ha sido reparado 15 veces en Ferrol

La división de Reparaciones de la Ría de Ferrol recibió esta semana el buque gasero Mostefa Ben Boulaid, de la naviera Hyproc, perteneciente a la estatal argelina Sonatrach. No es, sin embargo, una entrada más en las instalaciones de la antigua Bazán, puesto que ya se ha convertido en el barco gasero que más veces ha elegido Ferrol -con esta hacen 15- para efectuar sus varadas reglamentarias o sus reparaciones de mayor envergadura.

Esta unidad de negocio de los astilleros de la ría comenzó a efectuar reparaciones de barcos de transporte de gas en el año 1992, con dos de los navíos de Hyproc -el Mourad Didouche y el Larbi Ben M?Hidi-, que han visitado los muelles y diques de Ferrol y Fene en más de una decena de ocasiones desde entonces. El Mostefa Ben Boulaid efectuó por primera vez una reparación en la zona en 1994, es decir, se cumplen veinte años de esa primera entrada, y con el paso del tiempo se ha convertido además en el buque más fiel a la división ferrolana, convertida ya en un referente mundial en el mercado de las reparaciones navales en el sector gasista.

Hyproc continúa siendo el armador cuyos buques han tenido un mayor factor de repetición en los astilleros ferrolanos, aunque las estadísticas que maneja Navantia reflejan que los acuerdos de flota con las principales navieras del mundo han dado sus frutos y es habitual que elijan con frecuencia estas instalaciones para llevar a cabo todo tipo de proyectos.

Así, entre el año 1992 hasta el cierre del pasado año, Reparaciones efectuó obras en 84 buques, que al menos entraron hasta en 187 ocasiones en las instalaciones de la ría en el citado período. Del total de los navíos gaseros, unos 40 solo efectuaron una entrada, pero más de la mitad tuvieron un factor de repetición que oscila entre al menos dos años -en alguna ocasión incluso llegaron a realizar varias obras en el mismo ejercicio, lo que no se contalibiliza en las estadísticas, por lo que el nivel de trabajo en los buques fue mayor- y los 15 citados.

El Mostefa Ben Boulaid tiene una peculiaridad más. Generó, en el año 2004, en plena reconversión de los astilleros públicos, el mayor contrato de reparación de un barco gasero. Estaba presupuestado en 23 millones de euros y generó unos cinco meses de trabajos para unos 800 operarios, tanto de la plantilla directa de la división de Reparaciones como de compañías auxiliares.

Mayor que los megabuques

El navío tiene 278,8 metros de eslora (largo) -es superior a los últimos megabuques anfibios construidos en Ferrol para las Armadas española y australiana, de 230 metros- y 42,5 de manga.

La elevada especialización que presentan las antiguas Astano y Bazán en el segmento gasístico les ha llevado a convertirse en referente en el Atlántico para las navieras de todo el mundo. La progresión en este mercado ha sido una constante en los últimos años y aunque también se ha visto afectado por la crisis y por el aumento de la competencia, ha continuado presentando resultados positivos. De los últimos ejercicios, el 2010 fue el que efectuó un mayor número de obras en buques de transporte de gas, en total 28. Actualmente es el tercer reparador mundial del sector.
Publicar un comentario en la entrada