lunes, 24 de marzo de 2014

Otro socio en Uruguay

Marubeni entra con un 50% a la regasificadora

La participación de esta empresa en el proyecto será de 50%. El ingreso de Marubeni en el proyecto estaba señalada como una posibilidad dentro de la oferta presentada por GDF Suez al gobierno uruguayo el año pasado.

En ese documento también se había planteado la posibilidad de la naviera MOL (Mitsui OSK Lines) como proveedora del FSRU (barco regasificador). Marubeni se especializa (además de obras de infraestructura) a la extracción de metales, minerales y la elaboración de alimentos.

La confirmación del ingreso de la firma japonesa en el proyecto fue confirmada ayer por los portales especializados LNG Industry y Rigzone.

Es la primera vez que empresa japonesa participa en un proyecto de este tipo. A partir del mismo, Marubeni apunta a la expansión mundial en el área de negocio de terminales regasificadoras de alta mar en el futuro.

La firma del contrato entre el gobierno uruguayo y la multinacional GDF Suez se produjo en octubre del año pasado, luego de meses de negociaciones y ya en las últimas semanas de ese intercambio entre los involucrados habían participado jerarcas de la empresa japonesa.

Previamente, Gas Sayago (compañía conformada por UTE y Ancap y encargada de la realización del proyecto), había adjudicado la obra a la multinacional, aunque finalmente la empresa que firmó el contrato fue "Gas Natural Licuado del Sur (GNLS) S.A.", una filial indirecta local de GDF Suez. Tras el acuerdo, Marubeni tendrá el 50% en GNLS S.A. y GDF Suez el otro 50%.

GNLS solicitó al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un crédito por US$ 200 millones para llevar adelante la obra. Aunque podría ampliarlo luego.

El monto, representa un tercio de la inversión estimada en la construcción y operación de una escollera, la recepción de las instalaciones y las conexiones con el gasoducto.

Según el documento de análisis del BID, "el componente de alta mar incluye una unidad flotante de almacenamiento de regasificación (FSRU), que será construida por terceros y arrendado al proyecto. El BID financiará el componente fijo del proyecto". De todas maneras, el organismo dijo que "a medida que la estructura propuesta para financiamiento a largo plazo del proyecto evolucione, el banco podrá ampliar su participación en la financiación de la FSRU también".

Los primeros pasos para la construcción de la planta en Puntas de Sayago comenzaron en enero con la instalación de un obrador (especie de fábrica temporaria, donde se producirán diferentes materiales necesarios para la terminal) y se espera que la obra esté operativa en julio del año próximo.

Actualmente, el proyecto se encuentra en una etapa que durará 13 meses con el armado de la escollera y posteriormente se comenzará, en el mes siguiente, con todo lo referente a la parte electromecánica del muelle.

En el mes 19 (julio de 2015) habrá una parte de la planta que estará operativa, aunque le faltará un último tramo de escollera que se completará desde ese momento hasta el mes 24. A partir de julio de 2015 ya operará el barco "puente" (una terminal de regasificado más pequeña) durante 16 meses. Luego, llegará el barco definitivo.

Ese último barco tendrá una capacidad de almacenamiento de 263.000 metros cúbicos de gas en estado líquido y una capacidad de regasificación de 10 millones de metros cúbicos por día.

La planta regasificadora consistirá en un buque capacitado para transformar de líquido a gas el combustible y se ubicará a 2 kilómetros de la costa.

El proyecto le costará a GDF Suez unos US$ 1.225 millones y Gas Sayago le pagará un canon mensual de US$ 14 millones a GDF-Suez (US$ 2.500 millones en todo el período)

La idea original era que esta planta de regasificación -uno de los proyectos de mayor relevancia a nivel energético para el Poder Ejecutivo-pudiese comenzar su etapa de construcción durante el transcurso del año pasado. Pero se demoró por la negociación del contrato y la obtención de la autorización ambiental.
Publicar un comentario en la entrada