sábado, 27 de julio de 2013

Al final, se echan atrás

Repsol pincha en uno de sus mayores descubrimientos de gas en Brasil

Repsol ha decidido abandonar uno de sus descubrimientos estrella en Brasil, país donde la petrolera española tiene puestas sus grandes esperanzas en el área de exploración. La compañía presidida por Antonio Brufau ha decidido no continuar con los trabajos de perforación en el pozo Panoramix, en la Cuenca de Santos, del que esperaba obtener 378.600 metros cúbicos de gas.

Miguel Martínez, el director general económico-financiero, dijo ayer en la presentación de los resultados del primer semestre que Repsol no va a continuar con la explotación del área BM-S-48, situada a 180 kilómetros de la costa del Estado de Sao Paulo, un hallazgo descubierto en 2009 del que la española, junto con sus socios, preveía sacar 1.570 barriles por día (bpd) de gas condensado.

Sin embargo, el director general de Repsol señaló en la reunión con los analistas que hay problemas para comercializar este gas, situado en arenas a profundidades entre 4.400 y 4.500 metros. Las primeras pruebas habían indicado que el pozo tenía una capacidad de abastecimiento máxima de 850.000 m3/d de gas y 3.520 bpd de condensado, lo que confirmaba “su potencial y la importancia estratégica que el área tiene para Repsol”, aseguró la empresa cuando anunció el descubrimiento.

La multinacional española era la líder del consorcio creado para la explotación, al tener el 40% del capital. Como compañeros de viaje tenía a la brasileña Petrobrás, con un 35%, a Vale, con un 12,5% y a Woodside, con otra participación similar.

El área BM-S-48, donde se localizaba Panoramix, fue adjudicada en la séptima ronda de licitaciones realizada en 2005 por la Agencia Nacional del Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP). En esa zona, Repsol tenía otros dos grandes campos de exploración, el llamado Piracucá e Iguazú, que siguen su curso, según puntualizó Martínez a preguntas de los analistas financieros.

El 'top ten' de Brufau

El desarrollo de los proyectos en aguas profundas de Brasil es uno de los 10 proyectos claves contemplados en el Plan Estratégico de Repsol 2012-2016. “El gran potencial exploratorio de la zona la ha convertido en una de las principales áreas de crecimiento del grupo en el mundo”, indica la compañía, que también tiene sus esperanzas puestas en los pozos de Margarita (Bolivia), Carabobo y Cardón (Venezuela), Kinteroni (Perú), Arog (Rusia), Zona Central (Estados Unidos), Reggane (Argelia) y Lubina-Montanazo (España). Los dos más grandes son el brasileño Saphinoa y el venezolano Carabobo.

Repsol es la primera compañía extranjera de Brasil por dominio minero exploratorio off-shore en las cuencas de Santos, Campos y Espíritu Santo, con participaciones en 24 bloques, en 11 de ellos como compañía operadora. Repsol lidera junto con Petrobras la actividad exploratoria en la Cuenca de Santos, en la que se encuentran 19 de estos bloques.

El área de upstream es la división sobre la que se basa la estrategia de crecimiento de Repsol para dejar de ser una empresa refinera y convertirse en un explorador de prestigio internacional. Entre 2008 y 2011 descubrió cinco de los mayores yacimientos de gas del mundo y hasta 2016 prevé un crecimiento de la producción de crudo del 7%. En ese año, Repsol espera producir 500.000 barriles al día, con una tasa de reemplazo de las reservas del 120% y con unas inversiones anuales de 1.000 millones de dólares.
Publicar un comentario en la entrada