domingo, 21 de julio de 2013

Bilbao se libra de el

El mercante abandonado en 2011 en la ría será subastado en septiembre
Una naviera de Estonia se desentendió del 'Alma' y su tripulación en Lutxana

El Alma, el mercante que la naviera estonia United Marine abandonó en la ría de Bilbao en 2011 con su tripulación a bordo, será subastado el próximo mes de septiembre. El precio de salida de la subasta judicial, que se celebrará en el juzgado de lo mercantil nº1 de Bilbao, será de 150.000 euros.

El Alma, de 99 metros de eslora, llegó con su carga de chatarra para descarga en la acería compacta el 4 de marzo de 2011, con bandera de Antigua y Barbados. Tras las maniobras, la naviera estonia United Marine dejó de pagar el sueldo a la tripulación y los abandonó a su suerte.

Los marineros, rusos y ucranianos, vivieron varios meses de incertidumbre y tensión en los que sobrevivieron gracias a la ayuda de asociaciones como la Cruz Roja, Cáritas Bizkaia y el Banco de Alimentos, ya que no tenían dinero ni pagar comprar comida con la que sobrevivir. Incluso la Autoridad Portuaria les entregó depósitos de agua potable de la cual carecían ante la imposibilidad de pagar su suministro. Valentyn, Sergii, Oleksandr, Andry... Llegaron a un puerto extraño, arrastrando ya problemas con el armador, y aquí tuvieron que quedarse durante meses, con un futuro incierto y la preocupación por sus familias, que dependían de ellos y sus envíos de dinero, rondándoles la cabeza.

El inspector de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) y representante de ELA Mohamed Arrachedi también alivió su situación, tratando de que el armador les pagara lo que les debía y buscando las vías posibles para que los tripulantes volvieran cuanto antes a sus casas.

Más casos No era la primera vez que la naviera estonia causaba problemas a las tripulaciones. A pocos metros del Alma, en la misma ría, la tripulación del Golf vivía, en la misma época, una situación similar. United Marine también tenía buques abandonados a su suerte en Valencia, Argelia y Riga.

Una vez que el caso se puso en manos de la ITEF, parecía que el propietario del barco accedía a pagar las nóminas a los trabajadores, aunque todo quedó en nada. Finalmente, el armador fue denunciado por el impago de las nóminas de los marineros, que fueron repatriados a casa. El juzgado de lo mercantil embargó el buque que ahora sacará a subasta judicial.

Con un precio de salida de 150.000 euros, el mercante se entregará al mejor postor el próximo 11 de septiembre. 
Fuente: Deia
Publicar un comentario en la entrada