sábado, 6 de julio de 2013

Hasta que explote

ENI bloquea el voto de los vocales de Gas Natural en la empresa conjunta UFG
El grupo italiano busca la manera de romper los contratos que la sociedad conjunta tiene en Egipto con filiales de la gasística española

La compañía energética italiana ENI trata de bloquear los votos de la española Gas Natural Fenosa en el consejo de administración de la sociedad conjunta Unión Fenosa Gas (UFG), para poder suspender varios contratos de gas en Egipto. La inestable situación política del país árabe tiene parada la planta de exportación de gas que UFG opera en Damietta, lo que lleva a ENI a pedir romper esos contratos por "causas de fuerza mayor". Sin embargo, como algunos de esos acuerdos están suscritos con filiales de Gas Natural, los italianos pretenden que la empresa española no tenga poder de decisión al respecto.

En un auto al que ha tenido acceso Europa Press, el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Madrid ha dado este miércoles parcialmente la razón a ENI. De forma cautelar, los cinco vocales de Gas Natural Fenosa en el consejo de UFG deberán abstenerse de votar en lo referente a esos acuerdos con sus propias filiales. Fuentes de Gas Natural Fenosa consultadas por Europa Press no quisieron hacer comentarios acerca de la resolución judicial.

Podría parecer que esta decisión permite a los cuatro consejeros de la compañía italiana, sin la oposición de los cinco de la española, romper los contratos. Sin embargo, el éxito de ENI es relativo. Por un lado, la abstención de los cinco consejeros de Gas Natural, frente al voto de los cuatro de la italiana, no permitirá adoptar acuerdos sobre la materia, ya que se requiere mayoría absoluta y, por tanto, computan las abstenciones. Así que ENI deberá pactar con Gas Natural o ir a un juicio o a un proceso de arbitraje para denunciar los contratos.

Además, el auto condiciona la activación de esas medidas cautelares de limitación del votoa que ENI presente una caución de 10 millones de euros, así como una garantía por importe de 150 millones de euros. Asimismo, la decisión judicial desestima otra de las principales pretensiones del grupo italiano, que era quye también se impidiera los consejeros de Gas Natural Fenosa deliberar y asistir a todas las reuniones en las que se traten cuestiones relacionadas con sus filiales.

Los acuerdos sobre los que los consejeros de Gas Natural Fenosa no podrán votar, y que son los que ENI podría querer denunciar, son los que tiene suscritos la sociedad conjunta UFG con Gas Natural Comercializadora, Nueva Generadora del Sur y Unión Fenosa Gas Comercializadora —todas filiales de la española—, así como a la propia Gas Natural Fenosa.

El juzgado aprecia un "contexto comercial" en el que a Gas Natural Fenosa podría no interesarle denunciar los acuerdos con esos sus propias filiales porque el daño que estas sufrirían podría ser superior al que sufriría la sociedad conjunta UFG.

La razón por la que juzgado obliga a ENI a presentar garantías por 150 millones es que la ruptura de esos contratos podría perjudicar a la sociedad conjunta UFG, que tiene en marcha un proceso de arbitraje en Egipto. La actitud de ENI podría malograr el arbitraje, en el que se ha denunciado a la empresa Egyptian General Petroleum por no suministrar gas a Damietta. Si UFG rompe los acuerdos con sus clientes recurriendo al argumento de situación de fuerza mayor, estaría dando la razón a la empresa egipcia denunciada, que también adujo fuerza mayor para suspender el suministro a Damietta.

El juzgado aclara que las cautelares, de activarse finalmente, solo afectarán a las decisiones que se tomen en el futuro, y no a las ya adoptadas, porque entiende que dar efectos retroactivos a esta medida sería una resolución de "elevada agresividad".
Fuente: el país
Publicar un comentario en la entrada