martes, 9 de julio de 2013

Nuevo jefe, nuevo objetivo

Nuevo jefe de Shell refuerza enfoque en tecnología del gas

Royal Dutch Shell nombró como presidente ejecutivo al jefe de refinación Ben van Beurden, optando por un hombre con poca experiencia en el directorio pero con vastos conocimientos en la tecnología del gas, un área del que depende el futuro de la petrolera.

Van Beurden -que se convirtió en enero en jefe de refinación, marketing y químicos- ha estado en el grupo angloholandés durante 30 años y trabajó durante una década en la industria del gas natural licuado (GNL).

El ejecutivo holandés, de 55 años, tiene una edad similar a la de Peter Voser, el suizo al que reemplaza, quien anunció en mayo su sorpresiva salida de Shell.

Los analistas e inversores no habían considerado a Van Beurden, que ha trabajado para la compañía durante 30 años, como uno de los candidatos para suceder a Voser el año próximo.

El foco se había centrado en el presidente de finanzas, Simon Henry, y en los otros jefes de división: Marvin Odum, Matthias Bichseland y Andrew Brown.

Voser, que transformó a la compañía petrolera en un líder del gas natural licuado (GNL) y fue presidente de finanzas en la firma antes de asumir el mando en 2009, sorprendió al sector al anunciar su partida hace dos meses.

Aunque no es muy conocido fuera de la principal compañía petrolera de Europa, Van Beurden es respetado al interior de Shell.

Van Beurden también representa gran parte de la visión de Voser sobre el futuro de Shell como una empresa a la vanguardia de la tecnología de petróleo y gas gracias a su experiencia en el GNL, donde la firma se ha convertido en el reconocido líder de la industria.

El nuevo presidente ejecutivo de Shell enfrenta una batalla que se está produciendo en toda la industria para reemplazar sus reservas, controlar costos y aumentar la producción.

Algunos accionistas quieren además que Shell reduzca la inversión, algo resistido por Voser de acuerdo a declaraciones dadas a Reuters por el ejecutivo tras su anuncio de retiro.

Una de los primeras responsabilidades de Van Beurden será supervisar un plan para seguir abandonando las operaciones en el Delta del Níger, en Nigeria, un lugar problemático para la compañía debido a derrames de petróleo, robos, sabotajes y disturbios. 
Fuente: Reuters
Publicar un comentario en la entrada