martes, 9 de diciembre de 2014

Al 110%

Iberdrola copará el astillero de Fene y también usará Imenosa
La firma del encargo se hará tras el pedido al suministrador de los molinos

Tras el arranque de los trabajos de construcción del Buque de Acción Marítima (BAM), el pasado viernes, en el astillero de Fene, se espera que antes de que acabe el año se lleve a cabo la firma del contrato para la fabricación de componentes de la eólica marina para Iberdrola. La eléctrica ha desbloqueado ya los trámites para obtener la luz verde definitiva del Gobierno alemán a su megaparque en aguas de ese país, bautizado como Wikinger, y en estos momentos ultima los pedidos a los suministradores, entre ellos a la compañía pública Navantia, que fabricará componentes para este recinto tanto en la antigua Astano como en la factoría de Puerto Real (Cádiz).

Fuentes del sector apuntan a que en los próximos días la empresa eléctrica tiene previsto firmar el encargo de los molinos para ese parque con la compañía francesa Areva -que ha sellado una alianza con Gamesa para fusionar sus negocios de eólica marina-, a lo que seguirá una cascada de firmas de contratos con el resto de los suministradores. En el caso de Navantia, primero se rubricará el pedido de la estructura en la que irá ubicada la subestación eléctrica del parque y después se llevará a cabo el encargo a la planta de Fene, que consiste en la fabricación de 29 jackets, estructuras de acero en los que van ensamblados los aerogeneradores en el mar.

En la antigua Astano, el desarrollo de la obra requerirá de la mayor parte de las instalaciones, tanto a cubierto como al aire libre. Así, de acuerdo con la planificación, se utilizarán los talleres de bloques planos, curvos y prearmamento, las cabinas de pintado y chorreado, las mesas 1 y 2, la gigantesca grúa pórtico y también otras de menor capacidad, los muelles número 2 y número 10 y se dispondrán de áreas para el movimiento de los componentes, de gran peso y envergadura.

Pero además de saturar la mayor parte de las instalaciones, Iberdrola utilizará parte de los talleres de la antigua Imenosa. Será la empresa asturiana Windar la que fabricará allí unas piezas para los jackets, que serán pintadas en el astillero. La ejecución de las tareas se iniciarán, si no se producen demoras sobre lo previsto, a principios del año próximo, coincidiendo con la eliminación de los veto
Publicar un comentario en la entrada