martes, 23 de diciembre de 2014

Mala decisión

Rojo reconoce que el PSE se equivocó por defender el ‘fracking’ en 2011
PNV y PP aprueban una propuesta menos exigente que la de PSE y EH Bildu, para avanzar en las exploraciones de hidrocarburos de Bizkaia

Las exploraciones del subsuelo hacen aflorar las contradicciones de los principales partidos políticos. La fuerte contestación social que generan las técnicas asociadas al fracking, el sistema de fractura hidráulica para obtener gas, el denominado gas no convencional, está obligando al PNV y al PSE, aunque también en cierta manera al PP, a un incómodo ejercicio dialéctico para ir superando fases de los diversos proyectos en marcha sin mostrar una posición clara al respecto. Ni demasiado obstruccionista ni demasiado permisiva.

PNV, PP y UPyD han aprobado una enmienda a una propuesta socialista para que en el periodo de consultas del proyecto de campaña sísmica de investigación de hidrocarburos, en Bizkaia, el denominado proyecto Géminis, "informe de las medidas necesarias para garantizar la máxima protección ambiental mediante la aplicación de estrictos criterios técnicos". La propuesta socialista, que coincidía plenamente con la de EH Bildu, no se contentaba con la realización de una evaluación de impacto ambiental ordinaria, es decir, de aspectos básicos de la superficie, y proponía una más completa de todo el proyecto, lo que denominan una evaluación de impacto ambiental estratégica.

En el debate ha habido desde choques entre grupos hasta rectificaciones. Los socialistas han reconocido esta mañana que se equivocaron impulsando el fracking durante la legislatura de Patxi López al frente de la lehendakaritza. La portavoz de este grupo Natalia Rojo, ha pedido al resto de los grupos que dejen de "mentir" y de jugar con los términos y los conceptos. "Todos somos presa de las hemerotecas, y yo dije lo que dije en defensa de la estrategia de Patxi López sobre el fracking, pero no me pongo roja en decir que nos equivocamos".

La ciaboga del PNV también ha sido considerable, aunque más desde el punto de vista de la percepción que de las palabras. Si el ahora lehendakari, Iñigo Urkullu, aseguró en la anterior campaña electoral, en su blog personal, cuando el PSE estaba volcado en lograr la suficiencia energética vasca, y en medio de multitudinarias protestas contra el fracking, que en Euskadi "no habrá ni exploración ni explotación", ahora dejan la puerta abierta a que si se explore y explote si las condiciones de seguridad y medioambientales son las debidas.

El portavoz del grupo nacionalistas vascos, Norberto Aldaiturriaga ha dicho hoy que la posición oficial del partido es "Si a la investigación de los recursos naturales del subsuelo, pero no a la explotación ni a la exploración sin las debidas medidas ambientales y de seguridad". Aldaiturriaga ha criticado que el PSE haga ahora de "vientre de alquiler" de la izquierda abertzale, por presentar su iniciativa, y ha cuestionado a Rojo por cambiar de opinión: "Si lo ha hecho una vez puede cambiar otra vez", le ha replicado.

En los bancos del PP estaba en alcalde de Vitoria Javier Maroto, firmante de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en contra del fracking. Su grupo apostó por seguir adelante con el proyecto Géminis. La portavoz de grupo popular, Mari Carmen López de Ocariz, cuyos compañeros en Madrid están dando autorizaciones para la prospección ha utilizado el mismo argumento que el PNV contra la socialista Natalia Rojo: "A usted esto no le importa nada. Ha cambiado de opinión y en mayo puede cambiar otra vez", le ha criticado.

El parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro, ha criticado a todos los demás portavoces por cambiar de forma permanente su discurso en esta materia y apostó por plantear un debate serio sobre este asunto.
Fuente
Publicar un comentario en la entrada