lunes, 1 de diciembre de 2014

Listos

Los puertos españoles se preparan para la avalancha del ‘fracking’ americano 

El nuevo boom petrolífero que vive Estados Unidos, con una mayor producción de crudo y de gas gracias al controvertido fracking (técnicas no convencionalesde extracción) está poniendo los dientes largos a los puertos españoles. Las instalaciones portuarias españolas, dada su posición geográfica y debido a subuena dotación de infraestructuras de regasificación, van a convertirse en uno de los grandes puntos de paso de metaneros con gas americano hacia Europa.

Según los datos que se presentaron recientemente en unas jornadas especializadas en Santiago de Compostela sobre el potencial del gas natural licuado (GNL) para el sector marítimo, Estados Unidos se va a convertir en los próximos años, gracias al fracking, o fracturación hidráulica, en uno de los grandes exportadores mundiales de gas, después de décadas importándolo porque su producción no cubría su propia demanda.

El fracking va a permitir a Estados Unidos una capacidad de exportación de gas natural licuado de 155 millones de toneladas hacia el año 2025. Los puertos españoles ya se están preparando para ello,sobre todo porque van a ser uno de los principales receptores de ese gas, debido a que cuentan con siete regasificadoras, más que ningún otro país europeo.

Según explicó el presidente de Puertos del Estado,José Llorca Ortega en las jornadas celebradas enSantiago de Compostela, el 43% de la capacidad de exportación nueva de EEUU en gas en el año 2018 va a ser captada por puertos europeos. Y de esta cifra, el 15% irá a puertos españoles, lo que supone una masa de 3,8 millones de toneladas de gas adicional, que puede impulsar el mercado en un momento clave en el que se necesita un fuerte respaldo.

Las regasificadoras españolas se convertirían así en el gran hub gasista de Europa. Las instalaciones españolas, de hecho, ya se están preparando para el futuro, desarrollando todo tipo de negocios, como el de recarga de buques. Este servicio consiste en convertir las regasificadoras en una especie de parking del gas internacional. Los metaneros pueden descargar gas en ellas para, al cabo de un tiempo, poderlo cargarde nuevo con otro destino, en función de la demanda mundial.

En lo que va de año, por los puertos españoles hantransitado más de 2 millones de toneladas de gas debido al servicio de recarga de buques. frente a apenas medio millón en 2011, y prácticamente cero toneladas en 2010. Los puertos españoles se juegan cifras millonarias en peajes por los tránsitos de buques, y las regasificadoras tienen mucho máspotencial. Junto con el gas que entre por los puertos españoles para consumo y que no se vuelve a recargar, las instalaciones portuarias españolas estáncanalizando ahora unos cinco millones de toneladas de GNL al año, frente al máximo de 10 millones que se alcanzaron antes de que estallara la crisis económica,en 2008.

De las siete regasificadoras, todas están activas ahora excepto la de Gijón. La más activa es la de Sagunto, en Valencia, que está canalizando 0,8 millones detoneladas, seguida de la de Huelva, con (0,7 millones de toneladas).
Publicar un comentario en la entrada