jueves, 4 de diciembre de 2014

Más flores

La UE y EEUU reconocen el potencial de Península Ibérica como entrada de gas 

La Unión Europea y Estados Unidos reconocieron hoy, en su sexta cumbre bilateral sobre energía, el potencial de la Península Ibérica como "entrada estratégica de gas" para el bloque comunitario, así como la importancia de desarrollar interconexiones para países comunitarios que se encuentran aislados.

"El Consejo reconoce el potencial de la Península Ibérica como punto de entrada estratégico de gas para la UE", señalaron ambas potencias en un comunicado conjunto.

Ambas partes destacaron también "la importancia de dar prioridad a un número selecto de proyectos de infraestructuras críticas para desarrollar rápidamente interconexiones que acaben con el aislamiento de cualquier Estado miembro de las redes europeas de gas y electricidad".

La UE y EEUU ya trataron el pasado mes de abril la posibilidad de colaborar para reducir la dependencia energética europea de Rusia y recuperaron la idea del presidente estadounidense, Barack Obama, de explorar la posibilidad de exportar gas natural licuado (GNL) estadounidense hacia Europa.

En esta ocasión volvieron a demostrar su disposición a exportar GNL en el futuro, al considerar que beneficia a la UE y a otros socios estratégicos.

Esta opción, sin embargo, tiene el inconveniente de que el gas natural licuado estadounidense resulta todavía muy caro y de que aún no se ha desarrollado un número suficiente de centrales de conversión en la UE.

El encuentro de hoy -presidido por la alta representante de la UE, Federica Mogherini; el vicepresidente de la Comisión Europea para la Unión Energética, Maros Sefcovic; el comisario de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, y el secretario de Estado de EEUU, John Kerry-, reiteró además que la "energía no debería ser utilizada como arma política".

Las partes también estuvieron de acuerdo en que todos los proyectos que se desarrollen en territorio comunitario "deben cumplir con la legislación de la UE", en una referencia no expresa al gasoducto South Stream, cuya cancelación acaba de anunciar Rusia, después de que la UE pusiese trabas a su desarrollo al considerar que no respetaba las normas energéticas comunitarias.

South Stream fue impulsado por Moscú desde 2012 con el objetivo de suministrar gas natural a países europeos a través del mar Negro sin la necesidad de pasar por Ucrania, pero en la práctica no reduce la problemática dependencia energética que la UE tiene de Rusia.

En este contexto, ambas partes reconocieron la importancia de que se avance en otros frentes para la diversificación de fuentes y rutas de abastecimiento.

Las dos potencias abordaron también la situación en Ucrania y recalcaron que la integridad territorial, la independencia y la soberanía del país debe ser respetada, y que el Gobierno de Kiev y los separatistas prorrusos deben aplicar cuanto antes el protocolo de Minsk, para detener el conflicto armado, y subrayaron la responsabilidad de Rusia en este contexto.

En materia de cambio climático y con vistas a la cumbre de la ONU el año que viene en París, la UE y EEUU reafirmaron su "fuerte determinación" para lograr un acuerdo legal lo suficientemente ambicioso como para conseguir que la temperatura media del planeta no aumente por encima de los 2 grados centígrados.
Publicar un comentario en la entrada