sábado, 10 de noviembre de 2012

Con Colón no pasaba ésto...

Llega a Marbella el remolcador del bergantín encallado
La embarcación lleva dos semanas esperando ser reflotada y hasta ahora sólo ha sido objetivo de las fotos de curiosos

Pese a que han pasado dos semanas desde que el bergantín La Grace encalló en la playa del Cable de Marbella, la buena noticia es que esta a punto de ser remolcado y abandona su postración para esquivar la lista negra de barcos tragados por la mar en estas costas. Se temía que fuera así tras tanto tiempo y después de haber encajado gravemente el nuevo fuerte temporal de estos días.

Parece que va a escapar así de su más que probable opción de unirse a otros célebres naufragios como el del Marie Madeleine, Nuestra Señora de la Concepción, Gneisenau o Isabella, engullidos por Alborán sin remedio. Así a partir de esta noche, según su tripulación, se podría comenzar a remolcar por 'Elmar Dos' que hoy mismo ha llegado procedente de Cádiz para hacer las labores de dragado y remolque junto a un importante equipo de submarinistas y veteranos marinos en estas lides.

Este mismo mediodía parte de sus tripulantes esperaban en la misma playa la autorización de Capitanía Marítima de Málaga para comenzar, aunque hasta las siete de la tarde no se ha producido ningún movimiento en este sentido.

Las labores no serán nada fáciles pues en los últimos días y debido al fuerte azote de los vientos y las mareas ha sido sacudida por todos sus flamencos, llegando a verse con incluso dos metros bajo la arena, lo que va a dificultar mucho la operación. Para esta maniobra precisarán del dragado alrededor de su casco e incluso de la arena que hubiera podido quedar dentro. Tendrán que "crearle una calle", como se denomina en argot marinero, habiendo cerrado antes las posibles vías de agua surgidas en su interior.

Al margen de esto, mientras La Grace ha estado abandonada a su suerte se ha convertido en todo un reclamo turístico, con lugareños y foráneos en grupo sacando la foto de marras de un bergantín que mantiene una estampa de otro tiempo.

Su propietario era ayer el principal preocupado en sacar cuanto antes su 'barco-escuela' de su varadero, muy cercano al de La Bajadilla de donde el anterior temporal lo arrastró con su anclaje. Ahora sólo piensa en llevarlo hasta Algeciras para su reparación.

Este barco es una replica de un bergatín del siglo XVIII con bandera checa. Entre los servicios que ofrecía estaban viajes para conocer el arte de los viejos marineros e, incluso, también el de experiencias piratas. En este caso sus tripulantes han vivido un 'reality show' demasiado extremo con la suerte incluida de que los 'buscatesoros' han tenido tiempo incluso de poder saquear su interior. 
Fuente: el mundo
Publicar un comentario