sábado, 29 de noviembre de 2014

Arrancando de nuevo

Un empresario vigués del naval reabre Astilleros de Sevilla 
 Urbano Alonso pone en marcha la empresa después de reflotar el astillero de Huelva 

Astilleros de Sevilla -que cerró en 2010- volverá a abrir de manos del empresario vigués Urbano Alonso. Es propietario de Contsa Huelva (el antiguo astillero onubense que también rescató) y ahora acaba de constituir una sociedad denominada Astilleros del Guadalquivir en la que inicialmente se harán tareas de reparación de barcos y posteriormente la idea es la construcción, un permiso que se está negociando con el Ministerio de Industria que ya le ha dado un visto bueno provisional por 18 meses para operar.

La empresa nació con un capital social de 200.000 euros e invirtió medio millón para su puesta en marcha y acondicionamiento de la zona del dique seco. "A partir de la próxima semana podrán entrar barcos", indicó Alonso en declaraciones a Europa Press.

El astillero tiene contratos para reparación de buques y espera que  a mediados de diciembre pueda entrar el primero mientras que la construcción está prevista para el próximo año con dos buques pesqueros de arrastre de 40 metros para compañías árabes. Este pedido supone "una carga de trabajo muy importante, con una media de 150 trabajadores que podría llegar a 200", explica el empresario.
En el caso de las reparaciones, espera tener una actividad constante con unas 40 personas en activo "una vez que esté estabilizado y cuando los clientes vean que Sevilal es un buen lugar para reparar", apunta. 

Este proyecto, que está ultimando los trámites burocráticos, supone la reapertura del antiguo astillero público que cerró hace cuatro años cuando tenía un ferry a medio construir. El barco, que fue cancelado por el armador que lo había contratado, se adjudicó el año pasado  a Vulcano que sigue buscando un cliente para el buque.

Urbano Alonso también logró rescatar Astilleros de Huelva (denominada ahora Contsa Huelva) tras un acuerdo con la Junta de Andalucía. El empresario se trasladó a la comunidad andaluza después de tener que cerrar en Vigo y Portugal varias empresas del grupo Contsa arrastradas por la crisis de los astilleros en la Ría.
Publicar un comentario en la entrada