viernes, 7 de noviembre de 2014

Más trabajo

Pullmantur le confía a Navantia la actualización de su buque insignia
"La excelencia demostrada en trabajos anteriores" ha llevado a la naviera a su apuesta por el astillero de Cádiz

La naviera Pullmantur, considerada líder del sector de cruceros en España, ha demostrado por cuarta vez en cuestión de dos años su firme decisión por apostar por el astillero de reparación de Cádiz a la hora de programar la puesta a punto de sus buques. En esta ocasión se ha traído hasta la Bahía gaditana su nave insignia, el Sovereign. En ocasiones anteriores fueron el Empress, en 2012 y 2014, y el Zenith, en noviembre de 2013.

Tras estas vivencias, el presidente de Pullmantur, Jorge Vilches, confesó que los motivos por los que su firma ha optado por repetir experiencia con Cádiz han sido "la excelencia del trabajo realizado en anteriores encargos, la situación estratégica del puerto gaditano y, cómo no, el firme compromiso de Pullmantur por el mercado español".

El Sovereign llegó este lunes procedente de Málaga, donde descargó su último grupo de pasajeros antes de pasar por la factoría de reparaciones gaditana, donde permanecerá durante doce días. En ese período, y en turnos de 24 horas, la nave se someterá a la actualización de más de 3.500 metros cuadrados de suelo, la mejora del mobiliario en general del barco y de sus espectaculares cabinas, así como la ampliación de la conexión wifi y la instalación de pantallas táctiles en los pasillos del buque. Con estos dispositivos multimedia, tal y como se hace en otras navieras, se pretende mantener informado al pasaje de cuestiones como el horario y contenido de los espectáculos o las excursiones programadas para los atraques en los distintos puertos que componen su itinerario.

El buque llegó el lunes, pero después de sus 12 días en Cádiz, pondrá rumbo a Arrecife, en Brasil, buscando climas más templados, donde se posicionará durante los próximos cuatro meses.

Ya en abril de 2015 retornaría a España para operar de nuevo cruceros por el Mediterráneo, siempre con el auténtico carácter español en cada uno de sus rincones.

Para la elección de un astillero, una naviera sopesa como punto principal el nivel de compromiso y cumplimiento por parte de la firma elegida. Pullmantur insiste en que considera que el gaditano es un astillero que tiene más que aprobada esta asignatura.

En estos trabajos de acondicionamiento, se ampliará, entre otras cosas, el alcance de las conexiones wifi de manera que ésta esté disponible casi en el 100% del espacio del Sovereign, para que así puedan disfrutarla tanto pasajeros como la tripulación. Este detalle es de gran importancia a la hora de seleccionar una naviera u otra dado que las conexiones con las redes de datos en altamar tienen unos precios desorbitados, de manera que los pasajeros se ven obligados a esperar a puerto para poderse conectar a Internet.

También, en los próximos días, se instalarán a bordo 25 pantallas táctiles que los pasajeros podrán usar para agilizar el acceso a algunos servicios, tales como la reserva de excursiones o la consulta de actividades de ocio y entretenimiento. De hecho, dentro de la flota de Pullmantur, el Sovereign será el primer buque en contar con este nivel de modernización, lo que lo hará aún más competitivo.

El Sovereign cuenta con una capacidad para 2.733 pasajeros y 820 tripulantes. En sus 12 cubiertas, el buque cuenta con 1.162 cabinas, dos piscinas, pista de pádel, rocódromo, casino y gimnasio, entre otras instalaciones. 
Publicar un comentario en la entrada