miércoles, 19 de noviembre de 2014

Malas artes

Retenido el barco Arctic Sunrise de Greenpeace en el puerto de Arrecife

El barco Arctic Sunrise de Greenpeace, que navegaba en aguas próximas a Canarias donde la compañía Repsol ha iniciado prospecciones petrolíferas, ha sido retenido en el puerto de Arrecife (Lanzarote), ha informado la organización ecologista. La retención se produce como medida cautelar hasta que Greenpeace deposite un aval por valor de 50.000 euros, según indica la organización en un comunicado.

A las 14:00 horas, funcionarios del Ministerio de Fomento entregaron a Joel Stewart, capitán del barco, atracado en el puerto, una notificación del expediente que se ha abierto contra la ONG.

Se les acusa de haber infringido el tráfico marítimo. Según declaraciones de Julio Barea, responsable de campaña contra las prospecciones de Greenpeace España, se trata de una infracción muy grave que podría ser sancionada con 300.000 euros de multa. De momento, ha dicho, "el barco está precintado y no podemos abandonar la isla hasta que entreguemos una fianza establecida por el Ministerio de 50.000 euros y notifiquemos nuestros domicilios en el país".

Barea ha manifestado que el expediente será recurrido por los abogados de la organización ecologista y también ha dicho que con esta acción "el Gobierno intenta justificar los hechos totalmente desproporcionados cometidos por la Armada el pasado sábado, que dejaron heridos a dos activistas, una permanece aún hospitalizada".

Las acciones de los militares serán llevadas el miércoles a un pleno extraordinario convocado por el Cabildo de Lanzarote. El grupo de Gobierno quiere manifestar en esa sesión plenaria su condena al uso de la fuerza contra los activistas de Greenpeace.

"La organización nunca elude la acción de la justicia pero no va aceptar una medida que considera un atropello" y cree que con ella se quiere esconder la "desproporcionada actuación de la Armada que embistió a las lanchas de la organización mientras realizaban una acción pacífica, tal y como se pude ver el vídeo de los hechos". "La detención del barco es un atropello al derecho a defender el medio ambiente como lo ha sido el abordaje a nuestras lanchas por la Armada", según el director de Greenpeace en España, Mario Rodríguez.

"No vamos a aceptarlo y repetimos que no nos van a callar, ni con multas millonarias, ni con embestidas violentas, ni con amenazas", indica Rodríguez en el comunicado, al tiempo que se pregunta qué intereses tiene el Gobierno "para desplegar toda su fuerza en defensa de los intereses de Repsol y en contra de una organización ecologista que está trasladando la voz de millones de personas que se oponen a las prospecciones de petróleo en Canarias".

El expediente del Ministerio de Fomento se produce tras el incidente registrado entre lanchas de la Armada Española y de Greenpeace el pasado sábado, con motivo del inicio de las prospecciones petrolíferas en aguas próximas a Canarias, que provocó heridas a dos activistas de la organización, una de los cuales sigue hospitalizada.
Fuente
Publicar un comentario en la entrada