sábado, 29 de noviembre de 2014

Mucha suerte

Rescatados 700 inmigrantes en un barco a la deriva frente a Creta
Entre los indocumentados, sirios y afganos en su mayoría, había 100 niños menores de 14 años y 150 mujeres, algunas embarazadas 

Ierápetra, en la isla de Creta, queda lejos de la plaza de Syntagma, en el centro de Atenas, donde desde la semana pasada acampa un nutrido grupo de refugiados sirios en demanda de asilo y en protesta por las condiciones de vida en Grecia; tan malas —sin papeles ni trabajo, hacinados por alquileres abusivos en pisos patera— que 150 de ellos iniciaron una huelga de hambre este lunes ante el Parlamento, donde realizan su protesta. Pero entre Ierápetra y Syntagma hay una línea recta discontinua: la odisea vital de quienes, como los sirios, huyen de una guerra o, muchos otros, de la pura miseria. Este jueves, el puerto de Ierápetra fue el destino final de un barco que trasladaba a 700 inmigrantes y se hallaba a la deriva desde el martes cerca de la isla mediterránea. A bordo, sirios y afganos en su mayoría, pero también iraquíes y algún iraní; entre ellos, más de 100 niños menores de 14 años y unas 150 mujeres, algunas embarazadas. Se trata de la mayor llegada de indocumentados a Grecia de los últimos tiempos.

Tras dos infructuosos días de rescate en alta mar, con olas de hasta tres metros y vientos de fuerza 8, la fragata Hydra de la Armada griega consiguió remolcar hasta el puerto de Ierápetra, al sureste de Creta, a los extranjeros, que fueron sometidos a exámenes médicos para descartar enfermedades infecciosas y posteriormente trasladados al polideportivo local, habilitado para albergarlos momentáneamente. Según los medios locales la Guardia Costera detuvo a una docena de personas como presuntos organizadores de la travesía. En el rescate participaron también cuatro buques mercantes y un helicóptero de la fuerza aérea, que en principio debía evacuar a los inmigrantes desde el mismo barco, con bandera de Kiribati.

Las malas condiciones climatológicas empujaron a las autoridades a optar por la decisión de remolcarlo hasta tierra firme. "La Guardia Costera lleva luchando contra las olas desde ayer en una enorme operación de rescate por 700 almas en condiciones muy duras", ha resaltado hoy el ministro de Marina, Miltiadis Varvitsiotis, ante el Parlamento.

Se desconoce cuál era el puerto de origen del buque, pero parece seguro que su destino eran las costas de Italia. El hecho de que Grecia haya reforzado la vigilancia en el Egeo, tradicional lugar de paso marítimo desde Turquía, ha desviado las rutas de tráfico de personas hacia el norte, como demuestra el reciente naufragio mortal de una barcaza en las costas turcas del mar Negro, y el sureste, como indica la ruta que seguía este barco. Ierápetra, con unos 25.000 habitantes, es una de las localidades más meridionales de Grecia, a reducida distancia en línea recta del continente africano.

Grecia es la principal puerta de entrada oriental de la UE para indocumentados procedentes de Asia y Oriente Próximo y, en menor medida, africanos. Las guerras de Siria e Irak han disparado de tal manera la llegada de inmigrantes —en su mayoría refugiados y solicitantes de asilo— que en septiembre el Gobierno pidió ayuda urgente de la Unión Europea para gestionar el flujo de llegadas, asegurando que el servicio de guardacostas está desbordado. En septiembre de 2014 el número de indocumentados se había incrementado en un 400% con respecto al mismo mes de 2013, según datos de la Guardia Costera. El rescate de este jueves rompe la mala racha de naufragios en el Egeo, que ONG y organismos internacionales venían denunciando ante unas autoridades impotentes a la hora de aliviar el tránsito y, sobre todo, de asegurar unas mínimas condiciones de vida a los recién llegados.
Fuente
Publicar un comentario en la entrada