lunes, 10 de noviembre de 2014

Nueva vía para el mal

El crucero, una nueva entrada en Siria e Irak de los yihadistas
El aumento de la seguridad en los aeropuertos y estaciones de autobuses ha propiciado que los yihadistas opten por el crucero para unirse a las filas del Estado Islámico.
Una de las ventajas del crucero frente a otros medios de transporte es que los futuros combatientes pueden bajarse en cualquier puerto.

Los aeropuertos ya no son la vía de entrada a Siria e Irak de los combatientes extranjeros. El aumento de seguridad en estos espacios ha propiciado que los yihadistas opten por el crucero para unirse a las filas del Estado Islámico.

Así lo ha revelado Interporl que ha insistido en aumentar la vigilancia y el control de la lista de pasajeros en este transporte, hasta ahora poco usado por los yihadistas. El responsable de Interpol Ronald Noble no ha ofrecido número concretos pero ha instado a las autoridades a aumentar la seguridad. “Cada vez más y más yihadistas usan los cruceros”, señala. Una de las ventajas del crucero frente a otros medios de transporte es que los futuros combatientes pueden bajarse en cualquier puerto.

Hasta ahora, la frontera turca es la más utilizada por los terroristas para llegar a Siria e Irak. Ser un destino turístico, bien comunicado y con varias líneas low cost que llegan al país, lo convierten en la entrada de futuros combatientes. Ankara aseguran que ha creado grupos especiales para identificar posibles terroristas en aeropuertos y estaciones de autobuses y que gracias a estas medidas han deportado en los últimos meses a centenares de personas. Precisamente, el gobierno turco achaca a su vigilancia la decisión de buscar vías alternativas.

Para detener el flujo de yihadistas, Interpol sopesa ampliar el programa I-Chekit mediante el que las compañías aéreas comparten información basada en los datos de los pasajeros. El objetivo es que en el sistema también se incluya operadores de cruceros, bancos, hoteles y otros socios del sector privado.

Precisamente, a final del mes de octubre la ONU alerta de un nivel de yihadistas sin precedentes. Detalló que un total de 15.000 personas han viajado a Siria e Irak para luchar en las filas del Estado Islámico y otros grupos extremistas. “Es un reto global”, concluye el jefe de la Interpol que llama a la colaboración internacional para detener el flujo de yihadistas a ambos países. 
Publicar un comentario en la entrada