lunes, 3 de noviembre de 2014

Se le van viendo las orejas al lobo

Fracking por petróleo causa contaminación aérea cancerígena en áreas circundantes
Gran Bretaña anuncia que aplicará normas anticontaminantes mucho más severas en las áreas linderas con sitios de fragmentación hidráulica “fracking”, tras advertirse que los niveles en el entorno aéreo, de químicos causantes de cáncer se han multiplicado.

Un estudio de la Universidad de Albany en Estados Unidos, concluyó que en el aire que rodea las plantas de “fracking”, es necesaria la aplicación de normas de seguridad mayores a las actuales, en tanto los niveles de benceno, formaldehidos y sulfuro de hidrógeno, superan –a veces en mucho- los niveles máximos tolerados por las reglamentaciones norteamericanas.

En cinco estados de la Unión, se detectaron, en áreas residenciales, cercanas a los pozos de fragmentación niveles superiores a los autorizados; en algunos casos como el benceno, la concentración era de hasta 30 veces la que se puede encontrar en las estaciones de servicio cuando se cargan tanques de combustible, ejemplificaron los científicos.

La información ha determinado que Gran Bretaña se apreste de inmediato a optimizar las reglamentaciones vigentes. En Estados Unidos, el debate se ha planteado pero de momento no hay anuncios de mayor control en lo inmediato.

Gobierno de Venezuela se adelanta y denuncia a Washington

En la semana que concluye el presidente venezolano Nicolás Maduro acusó directamente a Estados Unidos por la aplicación extensiva del fracking, “que provoca la destrucción del planeta Tierra”, según declaraciones que publica la cadena Telesur.

“Algunos expertos dicen que las reservas en petróleo no dan para muchos años, que las expectativas en un principio eran gigantescas, pero que ya objetivamente no dan para muchos años. Pero la destrucción queda” denunció el mandatario venezolano.

La extracción de gas del esquisto acumulado en las rocas, está abaratando el producto en Estados Unidos, pero crecen las denuncias sobre filtraciones de gas en las napas freáticas contaminando el agua, a lo que ahora se suman los reclamos científicos por el problema aéreo en el entorno.
Publicar un comentario en la entrada