viernes, 14 de noviembre de 2014

Mal asunto

Desaparecen ocho soldados egipcios tras un ataque contra un barco patrulla en el Mediterráneo
Dos reclutas del ejército y la policía mueren en dos acciones yihadistas en el Sinaí
Una bomba explota en el metro de El Cairo y causa un total de 16 heridos

El ejército egipcio continúa sufriendo los zarpazos yihadistas. Ocho soldados permanecen desaparecidos tras el insólito ataque de unos hombres armados contra un barco patrulla de la Marina en la costa mediterránea. Otros dos agentes de seguridad, un militar y un policía, han muerto este jueves en el norte del Sinaí, donde hace semanas entro en vigor el estado de emergencia.

La embestida contra la Marina se localizó ayer a unas 40 millas náuticas al norte del puerto de la ciudad mediterránea de Damietta pero las fuerzas armadas han comenzado a proporcionar los primeros detalles del incidente este jueves. Según un comunicado del portavoz castrense, Mohamed Samir, una lancha del ejército se hallaba realizando ejercicios de combate cuando hombres armados a bordo de varias embarcaciones de pesca abrieron fuego desde diferentes puntos contra los uniformados. Como consecuencia de los disparos, la embarcación fue devorada por las llamas.

En el ataque, el primero de estas características contra las fuerzas armadas egipcias, los militares lograron destruir cuatro barcos; matar a cuatro agresores y arrestar a otros 32. Durante la escaramuza, cinco soldados resultaron heridos y fueron rescatados por los equipos de salvamento. Otros ocho, sin embargo, continúan desaparecidos, por lo que prosiguen las tareas de búsqueda lideradas por fuerzas especiales de la Marina y del ejército del aire. La institución castrense tildó el suceso de "ataque terrorista".

Atentado en el Sinaí y en el metro de El Cairo

Por otra parte, un ataque de militantes yihadistas en el norte del Sinaí se ha cobrado la vida este jueves de dos agentes de seguridad (un militar y un policía).

Fuentes de seguridad han precisado al diario estatal Al Ahram que el suceso se ha registrado en la zona de Sheij Zueid, en Al Arish, la capital de norte de la península del Sinaí. Los atacante han conseguido detener el autobús en el que viajaban y les han obligado a bajarse del vehículo antes de dispararles.

Entretanto, en El Cairo una bomba de sonido -de fabricación casera- ha desatado el pánico este jueves en una estación de metro. Al menos 16 personas han sufrido heridas leves en la estampida que ha sucedido al estruendo. Artefactos similares fueron colocados el pasado martes en otras paradas del metro en El Cairo sin causar heridos, indicó el ministerio del Interior citado por la prensa local.

El pasado lunes Ansar Beit al Maqdis, la temida organización yihadista que opera la península del Sinaí, juró lealtad al Estado Islámico, que controla amplias zonas de Siria e Irak, y a su líder Abu Bakr al Bagdadi en una grabación de audio publicada en su cuenta de twitter.

El anuncio -largamente esperado en los despachos de El Cairo- convierte a la organización en una sucursal del IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés) en el Sinaí, un enclave estratégico fronterizo con Israel donde los yihadistas han firmado decenas de ataques cada vez más audaces contra las fuerzas de seguridad desde el golpe de Estado que desalojó del poder al islamista Mohamed Mursi en julio de 2013. Desde principios de 2011 y hasta el pasado abril, las arremetidas han segado cerca de un millar de vidas, según datos del ministerio de Asuntos Exteriores egipcio.

Las fuerzas armadas del país árabe se están aplicando a fondo en el norte del Sinaí después de que el 24 de octubre dos atentados -sobre los que se proyecta la sombra de Ansar- se saldaran con 31 soldados muertos. El Cairo ha decretado tres meses de estado de emergencia y ha iniciado la construcción de una "zona colchón" con la franja palestina de Gaza expulsando a más de un millar de familias y destruyendo cientos de viviendas.

Los Hermanos Musulmanes -declarados "organización terrorista" por El Cairo y a los que las autoridades intentan vincular con Ansar- ha condenado los ataques contras las fuerzas de seguridad y mantienen su llamada a las protestas pacíficas, reprimidas duramente por la policía. 
Publicar un comentario en la entrada