lunes, 3 de noviembre de 2014

Más críticas

Richard Steiner, experto en mareas negras: ''El proyecto de Repsol es extremadamente peligroso''
Steiner dice que la visión de España sobre las prospecciones en Canarias le recuerda a la que tenía EEUU antes del desastre del Golfo de México
Sostiene que los sondeos en aguas profundas son "muy peligrosos", no deberían autorizarse en ningún lugar del mundo
Acusa a la petrolera de minusvalorar los riesgos de un posible vertido

El experto Richard Steiner, que participó en la investigación de las mareas negras del petrolero Exxon Valdez y de la plataforma de BP, ha advertido este viernes a España de que su visión sobre las prospecciones en Canarias le recuerda a la que tenía EEUU antes del desastre del Golfo de México.

Profesor de Conservación Marina en la Universidad de Alaska (EEUU) durante 30 años y asesor de varios países en esta materia, Steiner ha analizado el proyecto de Repsol en Canarias a propuesta del Cabildo de Fuerteventura y el lunes formará parte de la delegación que pedirá a la Comisión Europea que lo paralice.

"Seré muy claro: el proyecto de Repsol es extremadamente peligroso. No tiene las medidas de seguridad que debería tener. No alcanza en este punto lo que exige la legislación europea, ni siquiera lo que demanda la legislación española", ha denunciado este científico en una rueda de prensa organizada por Greenpeace a bordo del buque Arctic Sunrise, en el puerto de Las Palmas.

Steiner sostiene que las prospecciones en aguas profundas son "muy peligrosas", no deberían autorizarse en ningún lugar del mundo y, menos aún, en lugares de alto valor ambiental como Canarias.

Y si se permiten, añade, ha de ser con estándares de seguridad mucho más elevados que los que observa en el proyecto de perforación de Repsol, empresa a la que acusa de minusvalorar los riesgos.

Este exprofesor universitario considera que EEUU pecó de "arrogante" durante años con los sondeos que se estaban haciendo en el Golfo de México en aguas bajo su jurisdicción, porque creía que lo tenía todo bajo control, hasta que se enfrentó a la explosión de la plataforma que perforaba para British Petroleum el pozo Macondo y a uno de los peores desastres medioambientales de la historia.

"La visión que tiene España de las prospecciones que pretende realizar Repsol me recuerda a la forma cómo se veían las perforaciones en aguas profundas en Estados Unidos antes del accidente de BP", ha señalado Stenier, que recuerda que en el Golfo de México el desastre sobrevino en un pozo en investigación.

Este experto en conservación marina ha subrayado hoy que ese accidente le va a costar a BP cerca de 40.000 millones de dólares y ha llevado a EEUU a cambiar sus normas para este tipo de actividades, a las que ahora exige más cautelas en aguas profundas.

Steiner recuerda que Repsol es una de las compañías que operan hoy en el Golfo de México y conoce y aplica allí las nuevas normas de seguridad de EEUU. En cambio, desde su punto de vista, en el caso de Canarias plantea un listón de seguridad mucho más bajo.

Por ello, ha recomendado "respetuosamente" al Gobierno de España que no permita que Repsol siga adelante con su búsqueda de petróleo en aguas situadas al este de Lanzarote y Fuerteventura y que, si lo hace, le exija condiciones de seguridad más altas y le obligue a aceptar una responsabilidad "ilimitada" ante cualquier daño causado.

El Artic Sunrise ha llegado a Canarias en un momento en el que varias compañías de EEUU, Turquía y Gran Bretaña, entre otros países, ya están realizando prospecciones petrolíferas en la misma región marítima que pretende sondear Repsol, pero en Marruecos.

Preguntado sobre este asunto, el portavoz de esta campaña de Greenpeace, Julio Barea, ha recalcado que la organización ecologista está en contra de las prospecciones petrolíferas en el Ártico, el Mediterráneo, en Canarias, en Marruecos o en cualquier otro lugar, pero ha declinado adelantar si tomarán alguna medida de oposición a los planes marroquíes, porque la ONG "no anuncia sus acciones".

Sí ha opinado que los supuestos descubrimientos de la zona marroquí, hasta ahora negados o matizados a la baja por Rabat, han sido "manipulados" en España para intentar justificar los permisos concedidos a Repsol para buscar hidrocarburos en Canarias.
Publicar un comentario en la entrada