viernes, 14 de noviembre de 2014

NOAA pirateada

Piratas informáticos chinos acceden al centro meteorológico de Estados Unidos

Piratas informáticos chinos han accedido a la red de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA), lo que obligó a esa agencia a proteger datos clave para las industrias aérea y naviera, según fuentes oficiales citadas hoy por diario The Washington Post.

El ataque cibernético ocurrió a finales del pasado septiembre, si bien no se había confirmado públicamente hasta ahora, pues la NOAA se limitó a decir en octubre que se estaban efectuando trabajos de "mantenimiento no programados" de su red.

El portavoz del centro meteorológico Scott Smullen admitió hoy la intromisión de los "hackers", subrayó que "la respuesta al incidente empezó de forma inmediata" y agregó que el sistema ya funciona correctamente, sin aportar más detalles.

Sin embargo, la NOOA confirmó el origen del ataque al congresista republicano Frank Wolf, que ha manifestado siempre un gran interés en asuntos relacionados con la ciberseguridad.

"La NOAA me dijo que fue una infiltración y provino de China", afirmó Wolf en declaraciones recogidas por el periódico, al manifestar su malestar por el hecho de que esa agencia no dijera la "verdad" en su momento sobre el ataque.

Este nuevo caso de ciberespionaje se dio a conocer después de que el pasado lunes se divulgara que el FBI está investigando a varios "hackers" de nacionalidad china por presuntamente entrar en la red de computadoras del Servicio Postal de Estados Unidos, poniendo en peligro datos de 800.000 empleados.

Esas pesquisas salieron a la luz justo cuando el presidente de EE.UU., Barack Obama, estaba de visita en Pekín para reunirse con su homólogo chino, Xi Jinping, y participar en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

Fuentes cercanas a la investigación, citadas por el "Post", responsabilizaron a China de las intromisiones cibernéticas en el Servicio Postal, que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) descubrió a mediados del pasado septiembre.

Sin embargo, el Gobierno chino ha negado siempre las acusaciones de ciberespionaje, uno de los temas que está empañando las relaciones entre ambas superpotencias. 
Publicar un comentario en la entrada