martes, 10 de junio de 2014

A la final

Navantia y Daewoo candidatas para construir dos buques de reaprovisionamiento para Australia

El pasado 6 de junio el gobierno australiano hizo público a través de un comunicado de su Ministro de Defensa David Johnston, la selección de dos astilleros internacionales como candidatos para el diseño y construcción de dos buques de reaprovisionamiento. Se trata del astillero español Navantia y del surcoreano DSME (Daewoo Shipbuilding and Marine Engineering).

El Ministro anunció la necesidad urgente de reemplazar los dos buques que actualmente realizaban las tareas de reaprovisionamiento en la Real Marina Australiana, el HMAS Sucess Y el HMAS Sirius de ahí que el la construcción y no solo el diseño sean responsabilidad del astillero elegido.

Esta noticia supone un toque de atención para los astilleros locales, pendientes de las decisiones a tomar en relación a la compra de ocho fragatas y ocho submarinos, programas que se ha anunciado podrían no ser construidos en el país.

El astillero español Navantia parte con ventaja en este programa si tenemos en cuenta las dilatadas relaciones del astillero con este país que se han traducido en el encargo de los dos buques LHD, el diseño y parte de la construcción de los tres destructores AWD. También debería influir la cesión que hizo a Australia la Armada española del Buque de Aprovisionamiento de Combate (BAC) Cantabria, un buque similar al que la Armada Australiana va a encargar en número de dos.

El Cantabria fue empleado por Australia durante 215 días en los que personal australiano pudo familiarizarse con las características de este buque, realizando tareas de reabastecimiento de provisiones, agua y combustibles además de maniobras con aeronaves, lo que sin duda habrá preparado a la tripulación en el caso de que sea este el diseño elegido.

El actual gobierno, formado por el partido la Coalición ha sido criticado por la oposición y por los sindicatos por encargar la construcción de estos dos buques fuera del país. El partido de la Unión ha criticado la decisión considerando que se “torpedea” la industria nacional y los puestos de trabajo. Sin embargo el Ministro Johnston justifica la decisión por la baja productividad de los astilleros locales que se ha manifestado con los problemas del destructor AWD, del que hemos dado cuenta en defensa.com

Para el Ministro, la considerable inversión que supone la compra de estos dos buques debe ser empleada de la mejor manera y por ello considera que ningún gobierno responsable puede enviar carga de trabajo a una industria que ha tenido unos resultados tan pobres.

También aprovechó para mandar un mensaje a los anteriores gobiernos, a los que acusó de no haber puesto en marcha un reemplazo para las veteranas fragatas ANZAC y evitar así la falta de trabajo a la que podrían enfrentarse los astilleros locales hasta que estas comiencen a construirse.

Sin embargo, el gobierno ha adjudicado 78,2 millones de dólares a los estudios preliminares del sustituto de las fragatas ANZAC. Según el propio Ministro de Defensa, parte del diseño de estas fragatas podría estar basado en los destructores AWD lo que daría más posibilidades a que la construcción se realizara en Australia. También se ha aprobado la construcción de 20 patrulleras de la clase Pacific que muy probablemente sean construidas por astilleros locales.
Publicar un comentario en la entrada