martes, 3 de junio de 2014

Adiós

Pemex se va de Repsol con la venta del 7,86% de la petrolera

Pemex se va de Repsol como punto final al enfrentamiento vivido con el presidente de la firma española, Antoni Brufau. La petrolera mexicana ha puesto en venta el 7,86% del capital de la española, un paquete valorado en 2.171 millones de euros mediante una colocación privada entre inversores cualificados, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La colocación la están llevando a cabo Citigroup Global Markets Limited y Deutsche Bank por cuenta de Petróleos Mexicanos (Pemex) y PMI Holdings B.V. y comprende un paquete de 104.057.057 acciones, que representan el 7,86% del capital. A cierre de 2013, la empresa americana tenía el 9,34% de las acciones de la firma española.

El abandono de la firma mexicana en el accionariado de la petrolera se esperaba. De hecho, hace tan solo unos días el ministro de Hacienda de México, Luis Videgaray, señaló que la eventual venta de la participación "no sería mala decisión". El ministro argumentó que la venta podría permitir "traer el capital e invertirlo en las oportunidades que va a tener Pemex en México".

Pemex se alió en 2011 con Sacyr (en aquel momento máximo accionista de la petrolera española y presidida por Luis del Rivero) para reclamar cambios en la dirección. La alianza con la constructora se rompió a comienzos de 2012 y ambas petroleras sellaron un pacto industrial por 10 años.

Sin embargo, las disputas no cesaron. El último episodio tuvo lugar en la junta de accionistas del pasado marzo, cuando Repsol aprobó sus blindajes (la modificación de los estatutos para fijar en el 75% los votos necesarios para cualquier cambio de relevancia) con el único voto en contra de Pemex. Y es que con este cambio se limitaban movimientos como la segregación de negocios que se planteóen el consejo por sugerencia de Pemex.

Antes de eso no faltaron los ataques. En 2013 el director general de Pemex, Emilio Lozoya, culpó a la gestión de Brufau de lo que consideraba una mala evolución bursátil de su participada española y criticó los "altas" retribuciones del grupo.

Pemex ha sido hasta ahora el segundo accionista de Repsol, solo por detrás de CaixaBank (11,83%), y por delante de Sacyr (9,23%), de la firma de inversión Singapore Tesamek (6,26%) y el estadounidense Blackrock (3%).

Fuente

Publicar un comentario en la entrada