miércoles, 18 de junio de 2014

Palo a última hora

EL RECHAZO DEL GOBIERNO CHINO PONE FIN A LA GRAN ALIANZA P3

El Ministerio de Comercio de la República Popular China ha resuelto no autorizar la prevista alianza P3 entre las tres navieras de buques portacontenedores más grandes del mundo, Maersk (Dinamarca), Mediterranean Shipping Company (MSC), y la francesa CMA-CGM. Tras el mazazo, las navieras han decidido poner fin al proyecto de alianza. La P3 ha muerto.

El gobierno chino ha puesto encima de la mesa, con esa decisión, el enorme poder económico y comercial que representa. La P3 había recibido el nihil obstat de los Estados Unidos el pasado 24 de marzo; y el visto bueno de la Unión Europea el 3 de junio (ver artículo relacionado). Pero China ha dicho no, y con esa decisión ha abortado el mayor proyecto de coordinación naviera concebido hasta ahora. No cabe duda que el rechazo de China, que no ha justificado, tiene mucho que ver con los recelos de las grandes navieras chinas, que habían quedado fuera del acuerdo.

La negativa china ha cogido por sorpresa a los integrantes de la P3 y ha supuesto una convulsión en la industria marítima, donde se daba por supuesto que la P3 iniciaría su andadura en octubre de este año. De hecho, los miembros de la P3 habían presentado a las autoridades chinas diversos informes, dictámenes y análisis comparativos que demostrarían que la P3 no reduciría la competencia en el sector, ni supondría una amenaza para la actividad de las navieras chinas. Pero todo ello no ha convencio al sector marítimo de la República Popular de China.

La gran alianza P3, coordinación funcional y operativa, no comercial, entre las navieras, hubiera controlado el 42 por ciento de los tráficos entre Europa y Asia, el 24 por ciento del comercio transpacífico y el 40 por ciento del tráfico transatlántico, según los cálculos que hizo públicos la Comisión Federal Marítima de los Estados Unidos. Hubiera comprendido 252 buques, entre ellos los mayores portacontendores en servicio, con una capacidad de 2,6 millones de TEUs.

El presidente de Maersk ha declarado que la retirada del proyecto de coordinación con MSC y CMA-CGM, pondrá en peligro sus planes de renovación de flota para cumplir con las duras exigencias mediambientales respecto a las emisiones de gases a la atmósfera, aunque intentarán salvar lo que se pueda.
Publicar un comentario en la entrada