viernes, 27 de junio de 2014

Otros frentes para crecer

Navantia aspira a obras de eólica marina en Noruega y Reino Unido
La compañía pública está adentrándose en este mercado con ofertas para fabricar «jackets» y subestaciones

La apuesta de Navantia por la eólica marina no se ciñe exclusivamente a los acuerdos con Iberdrola para su proyecto Wikinger que, según afirmó la eléctrica recientemente en Ferrol, están vinculados a la aprobación definitiva del Gobierno alemán. La compañía pública opta también a otros contratos del sector para parques en Reino Unido y en Noruega.

Aunque las posibilidades que podría reportar el sector de la eólica marina para los astilleros son muy amplias, ya que existe una gran variedad de buques -instaladores, para el transporte de los componentes y de instalación de los cables submarinos, entre otros- en estos primeros pasos de Navantia en el mercado, se está centrando en ofertar la fabricación de los jackets -plataformas sobre las que van instalados los aerogeneradores en la mar, y las subestaciones eléctricas.

Aunque la empresa que dirige José Manuel Revuelta es muy cautelosa con respecto a estos programas, fuentes del sector subrayan que los concursos en estos países aún se encuentran en fase preliminar, por lo que no se han presentado aún de forma oficial las ofertas para los distintos concursos.

De acuerdo con las previsiones que maneja la empresa, en los próximos años, las compañías que impulsan los parques precisarán de 9.200 jackets, componente que ronda los cuatro millones de euros cada uno, y que implica un volumen considerable de trabajo de aceros y soldadura, ya que son enormes estructuras de este material.

En los acuerdos sellados con Iberdrola, la eléctrica encargó al astillero de Fene las primeras tareas de diseño de 29 jackets para el parque Wikinger, mientras que al de Puerto Real (Cádiz), la estructura sobre la que irá asentada la subestación eléctrica.

Otras opciones

Por otro lado, Iberdrola acaba de anunciar la aprobación, por parte del Gobierno británico, de la puesta en marcha del parque East Anglia, que tendrá 214 aerogeneradores. Será uno de los más grandes del mundo, con una potencia instalada de 1.200 megavatios, y una inversión de 500 millones de euros. Aunque su tramitación se encuentra en fase preliminar, los contactos abiertos con los astilleros españoles por el proyecto Wikinger podrían reportar nuevas opciones.
Publicar un comentario en la entrada