lunes, 6 de agosto de 2012

No lo queremos

El Musel rechaza acoger un barco incendiado en el Atlántico Norte
El Puerto solicita a Marina Mercante que no le derive el buque al considerar que los muelles de la ampliación «se encuentran en precario»

La Autoridad Portuaria de Gijón rechaza acoger en los muelles de El Musel a un barco siniestrado hace varios días en el Atlántico Norte y que está siendo remolcado en espera de que se le asigne un puerto de refugio. En una nota remitida a la Dirección General de la Marina Mercante, a la que este periódico ha tenido acceso, los nuevos responsables de El Musel señalan que «en la situación actual», el puerto gijonés «no dispone de muelles para acoger a un buque en las condiciones» del siniestrado.

Según la versión de la Autoridad Portuaria, a partir del tramo del Muelle Norte, la ampliación se encuentra en precario y carece de las «condiciones de explotación y habilitación necesarias» para realizar las operaciones de reparación que requiere el buque portacontenedores, el «MSC Flaminia», de armador alemán, que sufrió un grave incendio el pasado 14 de julio y que permaneció varios días a la deriva en alta mar.

El Musel ha pedido a Marina Mercante, que será quien decida el puerto de refugio del barco siniestrado, en caso de que sea remolcado a una dársena española, que estime «otras opciones distintas a las del puerto de Gijón para el refugio de este buque, teniendo en cuenta su situación y el lugar en el que se encuentra localizado», lo que hace más sencillo su traslado a puertos británicos o franceses. El «MSC Flaminia» lleva, primero a la deriva y ahora remolcado, en el Atlántico desde el 14 de julio, cuando se registró un incendio en la bodega 4, que provocó varias explosiones y daños cuantiosos y que obligó a sus 22 tripulantes y dos pasajeros a abandonar la nave. Se trata de un buque portacontenedores de armador alemán y fletado por la Mediterranean Shipping Company» (MSC), una de las mayores empresas navieras del mundo en términos de capacidad de carga de contenedores.

El buque sufrió el accidente a unas 1.000 millas de tierra en su trayecto desde Charleston (Estados Unidos) a Antwerp (Bélgica). Sus tripulantes fueron recogidos por el petrolero «DS Crown» y trasladados al puerto inglés de Falmouth, cuya guardia costera fue la que recibió la llamada de auxilio informando de la embarcación siniestrada. 
Publicar un comentario