sábado, 4 de agosto de 2012

Nuevo monstruo

La Naval de Sestao (Vizcaya) bota el buque 'Joseph Plateau', de 191 metros de eslora, el más grande de su categoría
Está destinado a la colocación de piedras a grandes profundidades en el fondo del mar a través de una tubería guiada

La Naval de Sestao (Vizcaya) ha botado este viernes el buque 'Joseph Plateau', de 191 metros de eslora, lo que le convierte, junto a su gemelo, el 'Simon Stevin' -también construido en el astillero vizcaíno-, en el más grande del mundo en su categoría. El barco está destinado a la colocación de piedras a grandes profundidades en el fondo del mar a través de una tubería guiada.

La botadura ha tenido lugar en el astillero de Sestao a las 17.30 horas. A esa hora, y tras un Aurresku de Honor, el director de La Naval, Iñaki Irasuegui, y la madrina del barco, Ann Sophie Meulemanse, han dirigido a los invitados con unos breves discursos.

Posteriormente, se ha procedido al bautismo del buque. La madrina ha lanzado una botella de vino contra el casco y después el barco se ha deslizado por la grada hasta tocar el agua y finalizar así la botadura.

El mercante se construye en una grada uniendo unas 120 secciones que se apoyan en puntales y otros soportes que transfieren el peso del barco al suelo. El día de la botadura el peso del buque se transfiere desde la "cama de construcción" hasta una "cama de botadura", de tal forma que el barco queda separado de la rampa engrasada por la que se va a deslizar, simplemente con unas estructuras llamadas anguilas de madera.

CONTINUAN LOS TRABAJOS

Cuando se lanza la botella, el buque se libera y, con el solo efecto de la gravedad, desciende por la rampa. Una vez en el agua, el buque está listo para ser amarrado al muelle y continuar con los trabajos de terminación del mismo.

Los trabajos pendientes de realizar, que durarán hasta la entrega, son básicamente el tendido y conexionado del cable eléctrico y la puesta en marcha y pruebas de todos los equipos y sistemas.

Con esta construcción, La Naval volverá a mostrar al mercado su capacidad de construir barcos de alta capacidad tecnológica. El buque está destinado a trabajos off shore que principalmente consisten en cubrir con piedras los cables y tuberías -de fibra eléctrica, gasoductos etc.,- depositados en el fondo marino.

Tiene una eslora de casi 191 metros (casi dos campos de fútbol), 40 metros de manga y un puntal de 13 metros, con su punto más alto situado a casi 40 metros sobre la base. En los casi dos años que durará la construcción, están trabajando unas 500 personas de media con picos de 1.000 personas durante algunos momentos. En total, se completarán 1,8 millones de horas de trabajo, tanto de personal propio como de industria auxiliar.

ENTREGA EN 2013

El barco es el más grande del mundo de su categoría junto a su gemelo, el 'Simon Stevin', construido también por Construcciones Navales del Norte y entregado en 2010 al mismo armador. Su construcción comenzó en mayo de 2011 y la entrega será a mediados de 2013.

Según ha informado CNN, el contrato para la construcción del este buque llegó en un momento "clave para La Naval y ha sido vital para el mantenimiento de su actividad". La suspensión por parte de Bruselas en junio del año pasado del tax lease, la herramienta de financiación del sector naval español, ha impedido la contratación en los astilleros de toda España.

En este contexto, este contrato se ha convertido en un "balón de oxígeno" a la espera de que se apruebe un sistema de financiación alternativo, algo que todo apunta ocurrirá en pocas semanas, y que permitirá continuar, ya con ofertas en firme, con la política comercial del astillero.

UN BARCO SOFISTICADO

El Fallpipe and Rock Dumping Vessel es un buque de altísimas prestaciones, técnicamente complejo y de naturaleza única en el mercado. Está destinado a la ubicación de piedras de mediano tamaño en el fondo del mar a través de una tubería guiada con una profundidad máxima de 2.000 metros. Estas piedras, que en su conjunto podrán pesar hasta un máximo de 33.500 toneladas, son transportadas en el barco en dos grandes cántaras situadas en la cubierta.

Tiene como objeto cubrir tendidos submarinos de cable y tubería o fijar estructuras de explotación marina asociadas al gas y/o petróleo. Este proceso requiere de un sistema GPS necesario para mantener la posición requerida independientemente de las condiciones del mar.

El buque dispone de una abertura al mar en el centro del mismo por el cual desciende un vehículo articulado que dirige el conjunto de tuberías por las que caen las piedras. En la cubierta hay dos cántaras donde se acumulan las piedras y a través de cintas transportadoras son llevadas hasta la zona central para introducirlas en las tuberías.

El buque dispone de cuatro hélices propulsoras que pueden girar 360º y además de otras cuatro hélices para maniobrar. Debido al sistema de propulsión y al equipamiento específico que lleva el barco, la planta eléctrica adquiere un rol muy importante.

Por eso, el barco lleva aproximadamente 400 kilómetros de cable y sus motores son capaces de generar más de 22.500 kW, suficientes para abastecer a una ciudad de 30.000 personas. El acero con el que está construido pesa 13.000 toneladas y si se incluyen todos los equipos, cables, tuberías, etc. se alcanzan casi las 20.000 toneladas en vacío.

Puede transportar en las cántaras hasta 33.500 toneladas de piedras, lleva en su interior 15.000 tuberías (que puestas una detrás de otra tendrían una longitud de 45 km) y tiene capacidad para alojar a 84 personas.

EL NOMBRE DEL BARCO

El armador Jan e Nul ha dado al barco el nombre de Joseph Plateau, un físico belga que en 1832 inventó el primer dispositivo capaz de proporcionar la ilusión de una imagen en movimiento a partir de una secuencia de imágenes fijas. Es decir, uno de los precursores del cinematógrafo. Nació en Bruselas en 1801 y murió en Gante en 1883.

Este será el noveno barco construido por La Naval para el Grupo Jan De Nul desde 2002. "Esta larga y exitosa cooperación es el resultado de la alta capacitación técnica del astillero en la construcción de este tipo de buques complejos y de la relación de confianza construida entre La Naval y el grupo Jan De Nul. Desde su privatización, La Naval se ha especializado en la construcción de buques de alto contenido tecnológico, convirtiéndose en uno de los pocos astilleros europeos capaces de asumir la construcción de barcos de altas prestaciones", han explicado. 
Fuente: Expansion
Publicar un comentario