domingo, 5 de agosto de 2012

Ya se fue

Navantia Ferrol entrega el «orgullo de la Armada australiana»
El gigantesco navío de 320 metros de eslora viajará sobre una plataforma especial que desde el jueves le espera en Langosteira

Tiene capacidad para transportar a 1.400 personas y hasta 20 helicópteros, una eslora de 230,8 metros, una manga de 32 y calado de 7,18 metros, con un desplazamiento a plena carga de 27.831 toneladas. El coloso arrancado ayer de Navantia Ferrol, se convertirá en breve en «el orgullo de la Armada australiana», el buque más grande y versátil del que dispondrá el ejército discípulo de la Royal Navy británica.

Basado en el buque de proyección estratégica Juan Carlos I, construido para la Armada española en los astilleros ferrolanos, el «Camberra» uno de los últimos buques que sostienen la carga de trabajo en astillero gallego, emprendía ayer su primer viaje, de corto recorrido, desde los astilleros públicos de Navantia en Ferrol hasta el puerto exterior de La Coruña.

En Langosteira le espera fondeada una plataforma especial, «Blue Marlin», construida en la factoría de Fene, la antigua Astano, que llevará al megabuque desde Galicia hasta los astilleros de Melbourne (Australia), donde culminará su construcción.

Los trabajos han sido todo un éxito. Tras su botadura el pasado 4 de julio, finalizado al 80 por ciento, será en los astilleros de BAE Systems en la bahía australiana donde se termine de aprovisionar el navío con la superestructura y el equipamiento interior acorde con la tradición y necesidades de su Marina.

La terminal herculina, con mayor calado que la ría de Ferrol para la maniobra del embarque, cuenta con iniciar a las 8 de esta mañana los trabajos para sumergir la plataforma y encajar sobre ella el gigantesco buque de 320 metros de eslora (largo) y 32 de manga (ancho) amarrado a una cama de acero.

El contrato firmado por Navantia y Australia hace cinco años especificabaque tanto el «Camberra» como su gemelo, el «Adelaide» -el segundo de los dos megabuques que el gobierno austral contrató por 915 millones de euros y que repetirá la misma maniobra en 2014-, se diseñarían y se construirían en los astilleros gallegos de la empresa pública.

Desde Navantia explicaron que la maniobra de carga y embarque que se llevará a cabo en Langosteira pasa por colocar el ALHD «Camberra» sobre «la cama de apoyo instalada en el buque «Blue Marlin», el cual se encontrará semisumergido». A partir de ahí, la plataforma se reflotará para que el buque quede asentado encima de su cubierta en una operación sin precedentes en Galicia que tendrá una duración estimada de unas cinco horas.

Guerra, en Baja California

Por otro lado, el conselleiro de Economía e Industria, Javier Guerra, sigue afianzando contactos con los astilleros mexicanos. Un interesante nicho de mercado para el naval gallego que, esta vez, le ha llevado hasta el estado de Baja California. Allí, el representante autonómico ha defendido la capacidad tecnológica y competitiva de los constructores gallegos a representantes de México, durante una visita a la factoría de Ensenada.

El encuentro, organizado por el Consejo Mexicano de la Industria Naval, tiene como objetivo impulsar nuevas oportunidades de negocio en el ámbito marítimo, según apuntó el departamento autonómico. Una nueva cita que completa a la celebrada el pasado mes de julio en la capital gallega donde están presentes representantes de instituciones de ambos países, como el clúster del naval gallego (Aclunaga), los astilleros de las rías de Vigo y Ferrol, el Gobierno autonómico y la petrolífera Pemex.
Fuente: ABC
Publicar un comentario