viernes, 3 de agosto de 2012

Va otro

Rota despide al segundo barco español antipiratería

Daniel y María llevan casados apenas un año. Mientras ella solloza, el brazo aguerrido de militar profesional de él la protege. Ambos se despiden de forma cariñosa, y auguran que los meses de separación se les harán muy largos. «Pero yo elegí este trabajo. Es parte de mi vida», explica este marinero, que forma parte de la tripulación de 255 militares españoles que partieron ayer desde la Base Naval de Rota con destino a las costas de Somalia.

Tanto Daniel como María saben que el ejército español está inmerso en estos momentos en distintas operaciones de calado internacional, y que se les requerirá para desplegarse en cualquier lugar del mundo. Sin embargo, ese sentimiento de servicio a la patria no les exime del dolor de tener que separarse.

El contingente español que integra el buque de asalto anfibio (BAA) 'Castilla' zarpaba ayer al mediodía desde el dique roteño. La embarcación militar, que transporta cuatro lanchas rígidas y tres helicópteros de la 5º Escuadrilla de Aeronaves como parte de su dotación, formará parte en unos días del operativo Atalanta, puesto en marcha por la Unión Europea en las costas de Somalia para frenar la piratería en la zona. El Ministerio de Defensa destinó hace unos meses a la fragata 'Reina Sofía', que en dos semanas recibirá el relevo del 'Castilla' en las tareas de vigilancia, control y seguimiento de posibles objetivos. Así, el BAA 'Castilla' permanecerá en aguas internacionales hasta mediados de diciembre.

A pocos metros de Daniel y María, Pablo Carbaleiro abraza por última vez a su nieta.

Este militar de carrera, de 52 años y un historial de servicio intachable, se embarca por segunda vez en una misión internacional, tras haber formado parte en el ya lejano 1991 del contingente español que se desplazó a Bosnia.

«Estar aquí es un privilegio. Claro que es duro despedirse de la familia, pero esto es parte de nuestra dedicación a España. Somos profesionales y no se entendería que renunciáramos a una misión así», explicaba.

Antes de zarpar, los tripulantes del Castilla fueron despedido en la Base de Rota por cientos de familiares y allegados. El buque estará comandado por el capitán de navío Juan José Díaz del Río, y cuenta entre su tripulación con un capellán, un médico y un odontólogo. Denominado de asalto anfibio, el 'Castilla' incluye a 24 miembros de la Unidad Aérea Embarcada, varias unidades sanitarias y puede navegar 6.500 millas sin tener que acercarse a tierra.

Antes de participar en la 'Operación Atalanta', el 'Castilla' ha participado en misiones como la 'Operación Romeo Sierra' de desalojo de la Isla de Perejil en el año 2002, o en labores humanitarias como las desempeñadas por la comunidad internacional en Centroamérica tras el paso del huracán Mitch en 2005, o el terremoto que asoló Haití el pasado año 2010. 
Publicar un comentario