viernes, 28 de septiembre de 2012

Ahora piden ayuda

Somalia pide apoyo en la ONU para reconstruir el país tras cerrar transición

El primer ministro de Somalia, Abdiweli Mohamed Ali, pidió hoy en Naciones Unidas el apoyo de la comunidad internacional para la reconstrucción del país africano después de dar por cerrada su transición tras la formación del Parlamento y la elección del nuevo presidente.

"La transición en Somalia ha concluido oficialmente pero el trabajo para reconstruir nuestro país continúa", dijo Ali durante los debates públicos de la Asamblea General de la ONU, donde intervino en nombre del nuevo presidente, Hassan Sheikh Mohamud.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el pasado día 18 por unanimidad una resolución en la que dio por cerrada la transición en Somalia, después que el país sufriera más de dos décadas de luchas civiles y falta de gobierno.

El primer ministro dijo que la nueva administración tiene ahora por delante cuatro años para "hacer realidad" los acuerdos que se fijaron sobre el papel durante la situación, para volver a situar a Somalia en el camino "irreversible" hacia la paz y la prosperidad.

"Ahora nos toca aprender a llevar de nuevo las riendas de nuestro propio destino (...) y trabajar para que vuelva la normalidad a Mogadiscio y el resto del país y mejorar la confianza en el futuro", dijo Ali.

El primer ministro afirmó que pese a que los adversarios han rechazado "repetidamente" las "ramas de olivo" ofrecidas por el gobierno, el nuevo presidente Mohamud está dispuesto a seguir tendiendo la mano a la oposición para "ofrecerles la paz".

Explicó que el grupo fundamentalista islámico Al Shabab "es un movimiento complejo y heterogéneo. La mayoría son ciudadanos corrientes que se unieron a sus filas por temor o un sentimiento de agravio", dijo, y reconoció que muchos acabaron uniéndose a las milicias rebeldes "desilusionados" por décadas de conflicto.

"Hay un camino mejor para resolver las diferencias. Hermanos y hermanos, bajad las armas y sentémonos a negociar", indicó el primer ministro, quien dejó claro que en la nueva Somalia "no hay lugar para el terror y el asesinato de inocentes" y advirtió que lucharán "hasta que el país vuelva a fundarse en la paz y la tolerancia".

Asimismo, reconoció la "urgencia" de afrontar y resolver el problema de la piratería que amenaza a la seguridad internacional, pero dijo que es un asunto "complejo" cuya resolución duradera solo puede alcanzarse a través de "reflexión" y "consultas", y en último extremo "por la fuerza".

Por último, reconoció que la estabilidad dependerá de la habilidad del gobierno de revitalizar la economía porque, dijo, "una paz segura y duradera no puede existir sin empleos y alimentos", y pidió ayuda internacional para poner en marcha un sistema transparente "en el que no hay espacio para la corrupción". 
Fuente: ABC
Publicar un comentario