lunes, 17 de septiembre de 2012

La dedocracia salta a la palestra y dan marcha atrás

El Gobierno revoca el polémico y millonario contrato de salvamento a EADS

El Ministerio de Hacienda ha dado un tirón de orejas al de Fomento en la adjudicación de un contrato de 240 millones de euros de lo más polémico. El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ha anulado la concesión a EADS de los servicios de salvamento marítimo al considerar que carece de una cuestión básica: licencia para volar los helicópteros y los aviones con los que se rescatan a los náufragos.

El Confidencial adelantó el pasado jueves que la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima (Sasemar) había otorgado el contrato de asistencia aérea de las emergencias en el mar a una filial de European Aeronautic Defense and Space Company (EADS). EADS Construcciones Aeronáuticas y EADS PZL Warsaawa (una filial polaca) ganaron la adjudicación el pasado 20 de julio a Inaer, la empresa alicantina que había operado durante veinte años los servicios de mantenimiento de los helicópteros y aviones de gran tamaño encargados del salvamento marítimo, la lucha contra la contaminación del mar, la gestión y el mantenimiento de las aeronaves propiedad de Sasemar, de los stock de repuestos y el de los helipuertos y hangares.

Inaer, participada por Investindustrial y KKR, dos firmas de capital riesgo, se presentó al concurso renovable cada seis años (cuatro ejercicios ordinarios más dos de prórroga) y lo perdió a favor de EADS, grupo europeo en el que el Estado español tiene una participación minoritaria del 5,5%. La sorpresa fue al ver cómo en el contrato de la adjudicación la propia Sasemar reconocía que el consorcio del grupo aeronáutico no cumplía una de las condiciones principales del pliego. En concreto, indicaba que “una vez verificada la documentación aportada por la UTE EADS Construcciones Aeronáuticas SA y EADS PZL Warsaawa Okece SA no figura el certificado de operador aéreo, por lo que la Mesa (de contratación) considera que carece del mismo”.

La empresa alicantina recurrió la decisión ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, dependiente del Ministerio de Hacienda. Este organismo ha sancionado ahora que “la proposición presentada por la UTE EADS debió resultar excluida de la licitación en el momento de comprobarse por la Mesa –a la vista del informe emitido por SENASA- la falta de cumplimiento en dicha proposición de determinadas condiciones plasmadas en el PPT, al menos durante un periodo inicial de seis meses”.

El Tribunal se refiere a que EADS no tenía la licencia oficial que otorga la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) para operar los helicópteros y los aviones que se utilizan para los rescates en alta mar. Pese a esta grave deficiencia, Sasemar le concedió el contrato, que debió entrar en vigor el pasado 16 de agosto. No lo hizo por la presentación por parte de Inaer del recurso que el Tribunal ha estimado. La resolución del Ministerio de Economía puede ser a su vez recurrida en la Sala Contencioso-Administrativa de la Audiencia Nacional en el plazo de dos meses.

Sasemar declinó la semana pasada hacer declaraciones a El Confidencial sobre este contrato de 240 millones de euros. Por su parte, EADS no respondió a las llamadas de este medio para conocer su versión. Por último, ningún portavoz de Inaer, que de momento sigue encargándose del servicio hasta que Fomento convoque otro concruso o le renueve la adjudicación, quiso hacer valoración alguna al estimar que el asunto estaba en territorio jurídico.

La compañía opera estos mismos servicios de salvamento marítimo en Italia, Australia y Reino Unido. En España es también la sociedad a la que el Ministerio de Sanidad confía los servicios de traslado de urgencias por helicóptero y avión. 
Publicar un comentario