jueves, 6 de septiembre de 2012

Estará caducado...

Extraen petróleo de un barco hundido junto a Les Columbretes
El petrolero Woodford data de 1937 y se encuentra a más de 80 metros de profundidad junto a las costas de Castelló

Salvamento Marítimo ha comenzado a extraer el combustible del petrolero 'Woodford', hundido en 1937 a más de 80 metros de profundidad en las costas de Castelló durante la Guerra Civil. El Woodford fue construido en 1914 y hundido en plena Guerra Civil por un submarino italiano a 40 millas al noreste de Castelló y 15 millas al norte de Les Illes Columbretes. Los 80 metros de profundidad a los que se encuentra dificulta de forma importante las operaciones submarinas.

La voz de alarma la dieron hace tres años los pescadores que faenan en la zona, situada al norte de las islas Columbretes, al detectar olor a petróleo. Tras varias operaciones de vigilancia en superficie y profundidad, Salvamento Marítimo ha constatado que el origen de los diferentes episodios de contaminación por vertido de hidrocarburos tenían su origen en este antiguo buque. Un vehículo de inspección submarina por control remoto ha constatado que el producto contaminante era un fuel ligero fácilmente bombeable a través de una campana seca de buceo en saturación que permitirá mantener turnos de trabajo de 8 horas a 80 metros de profundidad.

Es la primera vez que Salvamento Marítimo acomete una operación tan compleja contando con medidas técnicas tan avanzadas, una labor que podría durar entre 4 y 8 semanas, dependiendo de la cantidad de fuel que se encuentre en las cabinas del petrolero, aunque se estima que podría superar los mil metros cúbicos.

Las labores de extracción del hidrocarburo las está llevando a cabo el buque 'Clara Campoamor', con la participación de 42 personas, entre ellos 10 buceadores altamente cualificados y adiestrados, además de técnicos y personal de apoyo. Los buceadores se alojan permanentemente dentro del complejo de saturación, situado en la cubierta del "Clara Campoamor" y con capacidad para cuatro personas, donde pueden permanecer hasta 28 días, con una presión igual a la que hay a 80 metros de profundidad.

Para realizar las labores de inmersión, los buceadores acceden directamente a la campana seca, en turnos de 2 personas, desde el complejo de saturación, y a continuación dicha campana se sumerge en el agua. Ambos elementos están interconectados y en ellos se mantienen las mismas condiciones de presión que en la zona de inmersión.
Fuente: Levante
Publicar un comentario