jueves, 27 de septiembre de 2012

Trabajo al fin

El astillero de Puerto Real reparará una gigantesca plataforma mejicana
El plan inicial contemplaba su ubicación en la factoría de la capital pero su gran tamaño lo impide · Dará trabajo a unos 300 empleos directos y a unos 1.000 inducidos

Ha sido fruto de casi año y medio de negociaciones pero finalmente se impuso el potencial del que gozan las factorías de la Bahía. La enormes dimensiones del dique del astillero de Puerto Real dejó pronto fuera a cualquier empresa europea que quisiera llegar a quedarse con la presa. Y gracias a ese tesón por parte de los comerciales del astillero gaditano y a su dique, en días, podría ser que este mismo fin de semana, llegue a Navantia-Puerto Real una gigantesca plataforma petrolífera mejicana, la Etesco Millennium, que necesita de una serie de reparaciones.

Ha sido una negociación larga que ha tenido a la Etesco Millenium fondeada en Gibraltar durante casi un año. Pero todo parece indicar que si hoy se firma el contrato y se dan las órdenes convenientes, la impresionante plataforma podría estar este fin de semana entrando en la factoría puertorrealeña, después de unas 16 horas de trayecto a remolque, aprovechando así la atractiva bajamar que se dará entre el sábado y el domingo. Si no fuera esta, posiblemente habría que esperar hasta mediados de octubre, fecha en la que se prevé otra bajamar que facilitaría el desplazamiento con remolcadores de esta infraestructura petrolífera.

La Etesco Millenium cuenta con dos partes, una que está prácticamente bajo el mar, que sería la parte extractora, y otra parte, la que se verá casi desde cualquier punto de la Bahía, es la zona hotel que es donde residen sus trabajadores durante las largas temporadas que permanece anclada mientras cumple con su objetivo. Pues esa segunda parte, la "zona residencial" será la que requerirá la mayor parte de las reparaciones que se van a llevar a cabo en Puerto Real.

En teoría, esta reparación se debería llevar a efecto en Cádiz capital, en cumplimiento del reparto de funciones, entre las tres factorías de la Bahía, pero a pesar de las enormes dimensiones del dique de Cádiz, en el que se suelen reparar los cruceros de la Royal Caribbean, ésta da para su largo pero no para su ancho, y sus 87x72 impedirán su atraque junto a la Carretera Industrial de Cádiz.

La operación se ha contratado directamente con la petrolera Pemex (Petróleos Mejicanos), empresa nacionalizada hace años por el Gobierno mejicana, y podría dejar en la Bahía unos 15 millones de euros, según sean las reparaciones que requiera la infraestructura. La primera fase de los trabajos, que puede durar unos 45 días, consistirá en su andamiaje y chorreo y posterior estimación de los daños que puede haber sufrido después de haber permanecido anclada durante mucho tiempo mientras realizaba tareas de extracción de petróleo en aguas del centro de Europa. En cuanto a la mano de obra, si finalmente requiere estar en Puerto Real hasta el mes de febrero, es decir durante cinco meses, podría dar trabajo de manera directa a unas 300 personas, y de manera inducida a más o menos un millar de trabajadores.

De los 300 empleados, se calcula que unos 250 podrían proceder de la industria auxiliar, lo que dotaría a esta operación de un mayor valor en la situación de crisis que padecen las factorías de la Bahía.

Hoy podría ser el día elegido por Navantia para dar a conocer este importante y esperanzador proyecto que podría mantener ocupada a buena parte de su plantilla, además de suponer unos importantes ingresos, no sólo para Navantia, sino también para la industria auxiliar de la Bahía de Cádiz.
Publicar un comentario