jueves, 27 de septiembre de 2012

Ha petado

La Armada admite que la misión del «Cantabria» en Somalia podría suspenderse por la avería del barco
La Marina no prevé cambios en la navegación a Australia de la unidad

Fuentes oficiales consultadas en la Armada en Madrid acaban de admitir que, tal y como adelantó La Voz el miércoles, el Cantabria tiene una avería de carácter estructural en la que se está trabajando dentro de Navantia. Aunque por el momento la navegación programada de la unidad a Somalia dentro del operativo antipiratería «no se ha suspendido» todavía, las mismas fuentes han admitido que «se está sopesando un cambio en el calendario» de actividades del buque. Se reconoce, de este modo, que dado lo apretado de los plazos (el Cantabria tendría que zarpar para la calificación en Rota a mediados de octubre) se estudian ya las posibilidades disponibles para enviar otro barco a la operación Atalanta para cumplir con los compromisos adquiridos en este marco por el Gobierno de España. La decisión definitiva se producirá en breve, dada la premura de las fechas.

Siempre según las mismas fuentes, en la actualidad, por el contrario, no está prevista ninguna variación en la navegación hasta Australia por parte del Cantabria para operar con la Marina de ese país entre febrero y noviembre del próximo ejercicio.

De hecho, de suspenderse el operativo en el Índico, en Navantia se ganarían dos meses para la puesta a punto definitiva del buque de aprovisionamiento en combate. Un tiempo que la Armada considera suficiente para subsanar los fallos y las averías que se han detectado. De hecho, en el astillero se ha incrementado notablemente el nivel de actividad en el buque de guerra para solventar los problemas existentes.

La integración del Cantabria con la Marina australiana durante el próximo ejercicio fue acordada por los Gobiernos de ambos países. Será sufragada por la Armada de las Antípodas y tiene un doble objetivo, por lo que se considera estratégica. Por un lado, mejorar la operatividad del buque que, hasta el momento, apenas ha realizado ejercicios ni navegaciones de calado. El segundo motivo, y el más importante, es que es el modelo que analizará el Gobierno de Australia para sopesar el encargo de buques de estas características, ya que necesitan dos para la renovación de su Flota a medio plazo y podrían redundar en contratos para los astilleros locales.
Publicar un comentario