lunes, 28 de abril de 2014

Agualito que en España

Dimite el primer ministro de Corea del Sur tras el escándalo del naufragio del buque Sewol
Chung Hong-won presentó hoy su renuncia debido a las críticas por la gestión de la tragedia del hundimiento del ferry, que ha dejado más de 300 muertos o desaparecidos

El primer ministro surcoreano, Chung Hong-Won, ha presentado este sábado su dimisión a raíz de las críticas por la gestión de la tragedia del naufragio del buque Sewol, que ha dejado más de 300 muertos o desaparecidos. "Tras presenciar el dolor de los familiares de las víctimas y el enfado de la gente, creo que es mi deber asumir todas las responsabilidades y dimitir", afirmó Chung en una rueda de prensa que tuvo lugar hoy, cuando se cumplen 11 días del accidente, según recoge la agencia Yonhap.

La dimisión ha sido aceptada por la presidenta del país, Park Geun-hye, que estudia hacer una remodelación de su equipo de Gobierno a raíz de la tragedia que ha sacudido el país, informó la televisión surcoreana Arirang.

En una breve intervención ante los medios, Chung dijo que mantener su puesto "sería una carga demasiado grande por la administración", y pidió disculpas por la "mala gestión de numerosos problemas, desde las medidas preventivas antes del accidente hasta la respuesta inicial del Gobierno y los pasos dados después".

La respuesta de las autoridades ante el naufragio del pasado día 16 generó duras críticas por parte de los familiares de las víctimas y de la sociedad surcoreana. El balance provisional de fallecidos asciende a 187, mientras que otras 115 personas siguen todavía permanecen desaparecidos, ya que sólo 174 lograron ponerse a salvo.

Las familias de las víctimas creen que el Gobierno no hizo lo suficiente para rescatar a posibles supervivientes del interior del barco y organizó de forma ineficaz las tareas de rescate, que a día de hoy no han terminado de recuperar los cuerpos atrapados del buque hundido.

El ejecutivo liderado por Park también ofreció información errónea sobre el número de rescatados, muertos y desaparecidos durante los primeros días de la tragedia. El desconcertante baile de cifras llegó hasta el punto de que varias horas después del accidente el Gobierno anunció que la mayoría de pasajeros estaban a salvo, lo que creó falsas esperanzas entre quienes buscaban a sus seres queridos.

Además, el capitán y siete tripulantes fueron arrestados por presuntamente abandonar el barco antes que los pasajeros y también se les culpa de demorar la evacuación, pero todavía no han sido juzgados en los tribunales de Corea del Sur, donde existe la presunción de inocencia.

Las tareas de rescate se han visto dificultadas en los últimos días debido a las condiciones meteorológicas, según las autoridades surcoreanas, aunque los familiares de las víctimas volvieron a culpar ayer de este retraso al Gobierno.

Representantes de allegados de las víctimas señalaron en particular a la Marina y a la Guardia Costera surcoreana, a los que acusaron de llevar a cabo las operaciones de rescate de forma "opaca" y "descoordinada". Ya se han abandonado todas las esperanzas de encontrar supervivientes en el ferry sumergido en las aguas al suroeste del país.

Tras el naufragio del Sewol, el día 16, solo 174 personas fueron rescatadas, todas ellas en las horas posteriores al suceso, del total de 476 personas que viajaban desde Incheon (al noroeste del país) hasta la turística isla meridional de Jeju. De los pasajeros del barco 325 eran estudiantes de 16 y 17 años de un instituto de Ansan, en la periferia de Seúl, que realizaban un viaje escolar. 
Publicar un comentario en la entrada