jueves, 24 de abril de 2014

Empezamos de nuevo: Manchurrón

La avería de un barco mercante tiñe de ´chapapote´ El Saler y Pinedo
El buque dejó un «reguero» de dos kilómetros de largo por tres metros de ancho que, por efecto del viento, acabó afectando al puerto y al litoral - Tres barcos de salvamento trabajan en la limpieza

La avería de un buque mercante poco antes de entrar en el puerto de Valencia ha provocado un vertido de una milla de largo (1.800 metros) por tres metros de ancho que, por efecto del viento, ha acabado sembrando de «chapapote» la playa de El Saler, que ha sido cerrada al baño, y más ligeramente la de Pinedo. Tres buques de Salvamento Marítimo trataban ayer se acotar la mancha con barreras y extraer el fuel, mientras que los servicios municipales de limpieza actuaban en tierra retirando las «galletas». Incluso la Guardia Civil peinaba el litoral entre Valencia y Cullera para asegurarse de que la mancha no se extendía hacia el sur.

Según fuentes oficiales, el problema se detectó el sábado por la tarde cuando un barco alertó a los servicios de Salvamento Marítimo de un vertido frente al puerto de Valencia, en la zona de fondeo. Al parecer, un mercante de la compañía MSC había sufrido una avería en sus depósitos (no precisaron si se trataba de las sentinas) y no se había dado cuenta de que iba dejando «un reguero» de lo que genéricamente se denominan hidrocarburos, que es una mezcla de fuel, aceites y agua sucia. De hecho, el buque sólo se percibió del problema cuando ya estaba atracado en el puerto de Valencia, dijeron las fuentes.

Primero se actuó en el puerto

Eso fue sobre las siete de la tarde del martes e inmediatamente se activó el Plan de Emergencias Interior del puerto, que permitió acotar inmediatamente la mancha mediante unas barreras de 125 metros de largas y posteriormente extraer el fuel del agua.

Una vez terminadas esas labores, los servicios de limpieza se dirigieron al fondeadero, es decir, la zona fuera del puerto donde suelen esperar los barcos hasta que les dan un muelle de descarga. Allí estaba la cola del vertido y allí empezaron a trabajar como lo habían hecho en el puerto, pero la situación cambió radicalmente «por efecto del viento». Sobre las 13 horas de ayer empezaron a aparecer «galletas» de fuel en la playa de El Saler y a las 16 horas se activó el Plan Nacional de Contingencias por Contaminación Marina, que es como dar la «alerta roja». Tres buques de Salvamento Marítimo, un helicóptero de la Guardia Civil y los servicios municipales empezaron a actuar en el litoral, donde el «chapapote» cubría ya amplias extensiones de arena.

Esas labores continuaban ayer por la tarde sin que pudiera decirse que el vertido estaba controlado. Es más, todo parecía indicar que el problema iría a más, pues al anochecer empezaron a avistarse las primeras manchas también en la playa de Pinedo. Por lo que respecta al buque, las fuentes aseguraron que el vertido estaba controlado y que seguía atracado en el muelle de destino a la espera de una decisión sobre su futuro inmediato. Hoy se iniciará una investigación para conocer exactamente lo que ha pasado y buscar responsabilidades.
Publicar un comentario en la entrada