miércoles, 2 de abril de 2014

Tecnología española, construcción mexicana

Encarga Pemex 4 remolcadores

Después de más de 20 años, Talleres Navales del Golfo (TNG) volverá a construir barcos.

La Secretaría de Marina (Semar) subcontrató a la empresa para la fabricación de 4 de 7 remolcadores, encargados por Pemex Refinación, y que estarán listos en diciembre de 2015.

Con ello, la empresa perteneciente al consorcio chino Hutchinson Port Holdings (HPH), tendrá la oportunidad de hacer negocios con clientes nacionales y extranjeros.

Antonio Sardiña, gerente general de TNG, explicó que ésta es la primera ocasión que el astillero vuelve a construir embarcaciones en más de dos décadas.

En ese tiempo, la empresa se ha dedicado exclusivamente a la reparación de buques y plataformas petroleras.

"Hoy los clientes nos voltean a ver como reparadora, pero después de esto, podrían voltear a vernos como constructora también", expresó el directivo.

"Ésa es la parte del beneficio que nos deja (el contrato con Semar) más que un beneficio económico", agregó.

El monto del contrato es de 8 millones de dólares, e incluye sólo los servicios de construcción, pues el acero, los motores y el resto del equipo serán proporcionados por la Semar, que los compró por su cuenta.

Para obtener los conocimientos suficientes, TNG recurrió al astillero español Armón, que le transferirá tecnología y asesoría técnica para la construcción de los primeros dos remolcadores.

A partir del tercero, el astillero veracruzano tendrá capacidad para realizar todos los procesos por sí mismo e incluso podrá asesorar a otras empresas de fabricación naval ubicadas en territorio mexicano.

Pese a que está situado en Veracruz, a una distancia relativamente corta de la zona de mayor actividad marítima del País, el 80 por ciento de sus clientes son extranjeros.

La mayoría provienen de Estados Unidos y el norte de Europa, aunque también llegan algunos originarios de América Latina.

A pesar de la distancia y la existencia de otros astilleros en sus países de origen, Sardiña explicó que TNG resulta atractivo para sus clientes extranjeros, porque ofrece precios hasta 30 por ciento menores y tiempos de entrega más cortos.

Esto es particularmente importante para las plataformas petroleras, pues cada día que estén paradas por reparaciones implica fuertes pérdidas, que suelen rondar los 250 mil dólares diarios, lo que cuesta una renta diaria.
Publicar un comentario en la entrada