miércoles, 2 de abril de 2014

Avance importante entre "primos"

Navantia gana opciones para construir cuatro corbetas con destino a la Marina de Qatar

Navantia, la empresa estatal especializada en barcos de guerra, ha dado un nuevo paso para hacerse con un encargo vital para su futuro: el contrato para construir cuatro corbetas para la Marina de Qatar. Las autoridades del país árabe acaban de segregar el programa de modernización de su Armada para encargar a una empresa local (asociada con otra holandesa) seis patrulleros de costa (50 metros de eslora), operación que deja a Navantia como claro favorito para adjudicarse el resto de ese programa.

El coste total del plan de renovación de la Marina de Qatar ascendía a un total de 3.000 millones de euros y la parte fundamental del contrato, tanto en capacidad militar como en inversión económica, corresponde a las corbetas. Navantia, que contó desde el principio con las gestiones a su favor de Su Majestad el Rey, había presentado sus proyectos para abastecer al Ministerio de Defensa de ese país de todo tipo de buques: desde las citadas grandes unidades, a un barco de asistencia para buzos. Pero la opción fundamental es suministrar las corbetas que se basan en el diseño de los buques de acción marítima de la Armada española, que tienen 93 metros de eslora y desplazan 2.670 toneladas.

Después de la feria de material de Defensa celebrada la pasada semana en Doha (Qatar), las autoridades del país han firmado el acuerdo para que la empresa nacional Nakilat-Damen Shipyard Qatar pueda empezar la construcción de seis patrulleros de costa y un buque de apoyo. Todos serán construidos en el astillero que la empresa holandesa Damen tiene en joint venture con la empresa estatal qatarí.

Las opciones se presentan ahora más claras para Navantia en su objetivo de recibir el encargo de las corbetas, barcos que requieren un desarrollo industrial y tecnológico mucho mayor que el necesario para construir los patrulleros. De hecho, los BAM, con capacidad para transportar helicóptero y equipos de asalto de Infantería de Marina, son los navíos que la Armada española envía a aguas del Índico a la misión Atalanta de lucha contra la piratería. En la feria de Qatar estuvo presente el BAM Meteoro, que regresa a España después de estar desplegado en la zona.

Los técnicos de Navantia mantienen discusiones técnicas con la Marina de Qatar para cerrar un acuerdo que, además de acabar con los números rojos de la empresa estatal, daría carga de trabajo a los astilleros de Cádiz, donde se han construido los 4 BAM de la Armada española, para varios ejercicios.

Navantia, la empresa estatal especializada en barcos de guerra, ha dado un nuevo paso para hacerse con un encargo vital para su futuro: el contrato para construir cuatro corbetas para la Marina de Qatar. Las autoridades del país árabe acaban de segregar el programa de modernización de su Armada para encargar a una empresa local (asociada con otra holandesa) seis patrulleros de costa (50 metros de eslora), operación que deja a Navantia como claro favorito para adjudicarse el resto de ese programa.

El coste total del plan de renovación de la Marina de Qatar ascendía a un total de 3.000 millones de euros y la parte fundamental del contrato, tanto en capacidad militar como en inversión económica, corresponde a las corbetas. Navantia, que contó desde el principio con las gestiones a su favor de Su Majestad el Rey, había presentado sus proyectos para abastecer al Ministerio de Defensa de ese país de todo tipo de buques: desde las citadas grandes unidades, a un barco de asistencia para buzos. Pero la opción fundamental es suministrar las corbetas que se basan en el diseño de los buques de acción marítima de la Armada española, que tienen 93 metros de eslora y desplazan 2.670 toneladas.

Después de la feria de material de Defensa celebrada la pasada semana en Doha (Qatar), las autoridades del país han firmado el acuerdo para que la empresa nacional Nakilat-Damen Shipyard Qatar pueda empezar la construcción de seis patrulleros de costa y un buque de apoyo. Todos serán construidos en el astillero que la empresa holandesa Damen tiene en joint venture con la empresa estatal qatarí.

Las opciones se presentan ahora más claras para Navantia en su objetivo de recibir el encargo de las corbetas, barcos que requieren un desarrollo industrial y tecnológico mucho mayor que el necesario para construir los patrulleros. De hecho, los BAM, con capacidad para transportar helicóptero y equipos de asalto de Infantería de Marina, son los navíos que la Armada española envía a aguas del Índico a la misión Atalanta de lucha contra la piratería. En la feria de Qatar estuvo presente el BAM Meteoro, que regresa a España después de estar desplegado en la zona.

Los técnicos de Navantia mantienen discusiones técnicas con la Marina de Qatar para cerrar un acuerdo que, además de acabar con los números rojos de la empresa estatal, daría carga de trabajo a los astilleros de Cádiz, donde se han construido los 4 BAM de la Armada española, para varios ejercicios.
Publicar un comentario en la entrada