miércoles, 16 de abril de 2014

Ofertón

Remolcar el mismo buque cuesta 26.000 euros más en Valencia que en Barcelona
El recinto todavía no ha revisado a la baja sus tarifas pese a que en 2011 ya reconoció que pagaba precios que le restaban competitividad

La estiba no es el único factor que convierte al Puerto de Valencia en el más caro de España y uno de los más caros de Europa. La segunda partida que más influye en la determinación de los costes portuarios, las tarifas que se pagan por el remolque de buques, también están fuera de mercado si se comparan con las de sus competidores. Tan es así que, tal y como publicó este diario, el Ministerio de Fomento ha dado instrucciones al recinto valenciano para que revise a la baja esas tarifas ante la necesidad urgente de frenar la fuga de contenedores en régimen de transbordo que sufre desde mediados del año pasado. Con las tarifas actuales, el coste del remolque en Valencia duplica al del Puerto de Barcelona y es entre tres y cuatro veces superior al de otros competidores del norte de Europa.

En cifras absolutas, la comparación con Barcelona -pertinente por poseer condiciones similares en tamaño, localización, conectividad o situación climática- arroja una diferencia de entre 5 y 6 euros por cada movimiento. Trasladado al conjunto de un buque, la diferencia entre remolcar un mercante en Valencia a hacerlo en Barcelona oscila entre los 6.000 y los 26.000 euros en función del tamaño del barco.

Las tarifas máximas son fijadas por cada autoridad portuaria en pliegos de condiciones que deben contar con el visto bueno de Puertos del Estado. Los precios de Valencia, aprobados en 2010, son el resultado de multiplicar el tamaño del buque (expresado en GTS o 'arqueo bruto') por un coeficiente que oscila entre 0,13 y 0,16 euros en función de lo grande que sea el barco. En el caso de Barcelona, el multiplicador es la mitad (0,06 euros) más un suplemento de 293 euros para los cargueros más pequeños. Para los grandes la tarifa es fija: 4.800 euros.

Otras fuentes conocedoras de la operativa portuaria indican que, sobre las tarifas máximas, pueden aplicarse descuentos que en el caso de Valencia llegan al 40%. Preguntada el respecto la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), responsable de fijar las condiciones en las que se presta el servicio, no pudo confirmar este dato.

El prestatario único de este servicio en Valencia es el grupo Boluda, que renovó su licencia en el Puerto de Valencia en 2010, ya que no se presentaron otros aspirantes. En el caso de Barcelona, uno de los pocos puertos españoles en los que no está Boluda, existen dos empresas que compiten por el servicio. Según fuentes del sector, el recinto catalán actualizó sus tarifas en 2010 con una rebaja media del 20%.

La Autoridad Portuaria de Valencia ya reconoció en 2011, momento en el que presentó su actual plan estratégico, que se debían «revisar» las tarifas del remolque para mantener la competitividad en los costes de la escala en Valencia, pero todavía no ha culminado ese proceso.

Según explicó Puertos del Estado a este periódico, la APV está elaborando su propuesta de pliego de condiciones del servicio de remolque para que el organismo dependiente del Ministerio de Fomento emita el informe correspondiente.

La actualización de las tarifas «está motivada por la necesidad de ajustarlos a lo contenido en la Ley de Puertos de 2010, y adaptarlos a las actuales circunstancias del mercado, en el sentido de abrir a la competencia los servicios portuarios».

El coste por movimiento de contenedor es el elemento crítico en la creciente competencia entre puertos por mantener los actuales volúmenes de tráfico. En el caso de Valencia, el coste ronda los 65 euros por movimiento frente a los 45 ó 50 euros del puerto de Algeciras o los 55 del de Barcelona. La diferencia todavía es más amplia con otros puertos del Mediterráneo occidental con los que compite por las escalas como el de Sines (Portugal) o el italiano de Giogia Tauro.

El elemento que más influye en ese precio es el coste de la estiba, que, según la APV, representa aproximadamente un 65,5%. La siguiente partida es el precio del remolque (14%), seguida de las tasas (11,6%).

En sus últimas intervenciones públicas, el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, ha insistido en la necesidad de que todos los agentes de la comunidad portuaria deben «ser conscientes» del reto que supone mantener los niveles de tráfico, por lo que les conmina a «colaborar activamente».

Para reforzar esas directrices, Llorca recuerda que la administración ha bajado las tasas portuarias. «No podemos mirar hacia otro lado pensando que son los demás los que deben bajar costes o ganar en eficiencia», ha insistido recientemente.
Publicar un comentario en la entrada