lunes, 7 de abril de 2014

De una forma o de otra

La nueva estrategia para posicionar proyecto de Terminal GNL Penco-Lirquén
Proyecto de Australis Power ahora se denomina BiobioGenera

El discurso de que Chile cambió y que la comunidad está más empoderada, Australis Power y su proyecto de terminal de Gas Natural Licuado (GNL) Octopus lo aprendió con creces. Tanto, que se vio obligada a cambiar hasta de nombre, porque desde esta semana el holding a cargo del proyecto se llama BiobioGenera y su proyecto, GNL Penco-Lirquén.

Fue hace exactamente un año cuando la firma ingresó el Estudio de Impacto Ambiental por el terminal flotante con una capacidad de 15 millones de metros cúbicos/día de gas natural regasificadoycon una inversión que asciende a los US$150 millones. Y entonces, la oposición ciudadana y política no se hizo esperar.

Fue a tal punto la polémica que la empresa, en noviembre del año pasado, decidió retirar el proyecto de evaluación ambiental. En diciembre, el director ejecutivo de la entonces Australis Power (ahora BiobioGenera) Juan José Gana, explicaba que iniciarían un profundo trabajo con la comunidad y con los públicos interesados para convencerlos de lo importante que sería tener un terminal de este tipo, justo cuando se abrían nuevas oportunidades en el mercado internacional del gas. Además, anunciaba el cambio desde Octopus hacia GNL Penco-Lirquén y que la iniciativa volvería a ser presentada en junio próximo. En el camino, se dedicarían a apostar todas las cartas y mover todas las fichas para rebajar el rechazo social inicial.

Y hasta la fecha eso es a lo que se ha dedicado la empresa. A ir constantemente a reuniones de juntas de vecinos y a sentarse a conversar con autoridades para explicar el impacto ambiental que tendría y los beneficios económicos de la iniciativa.

Todas las cartas

Pero no ha sido fácil, porque nadie quiere verse implicado directamente con la empresa. Por ejemplo, el diputado por la zona donde se emplazaría GNL Penco-Lirquén, Marcelo Chávez, dice que “yo no me he juntado directamente con la empresa. Me han pedido reuniones, pero he tenido tantas cosas que hacer que no he tenido tiempo (...) Lo que sí, el otro día una junta de vecinos me imitó a una reunión y ahí coincidió con que había ejecutivos de la empresa. Yo soy crítico del proyecto que se presentó. hay que ver cómo viene ahora que lo reingresarán y con qué mejoras, antes no puedo opinar”.

O el dirigente del Barrio Chino de Lirquén, Juan Sánchez, que dice que nadie se ha juntado con ellos y que no sabe de reuniones con vecinos desde la empresa, lo que es replicado por el ambientalista de Penco, Gerardo Márquez, que comenta que ya van cuatro reuniones donde han asistido los máximos ejecutivos de la firma como Juan José Gana, o Juan Gallardo y que han respondido todas las preguntas de los vecinos, y que no han sido pocas.

Desde los municipios la realidad tampoco es muy dispar. En Penco, el jefe de Gabinete, Roberto Yévenes (el alcalde, Víctor Hugo Figueroa, estaba en un seminario en España), indicó que durante 2014 la empresa no se ha acercado al municipio ni ha concertado entrevistas con el alcalde. “Tampoco he tenido noticias de que se haya juntado con vecinos”, dijo el personero, pero sí hizo hincapié en que “nosotros como municipio nos hacemos eco de lo que la ciudadanía quiere y hay un alto nivel de rechazo en Penco y Lirquén”.

Desde Tomé, coincidieron en que no se han sentado a dialogar con la empresa.

Sin embargo, la empresa señala que dentro de su estrategia está reunirse con los municipios.

También se le solicitó a la Intendencia referirse al lema, pero aseguraron que se trata de un proyecto que fue ingresado y retirado en el gobierno anterior y, por lo tanto, cuando sea reingresado, el intendente Rodrigo Díaz podría opinar sobre él.

En junio o julio

“El proyecto no está stand by. Estamos trabajando con mucha energía en el proyecto de ingeniería, la mitigación de impactos ambientales, el relacionamiento comunitario, los aspectos financieros”, responde Gana.

Además, confirma que la iniciativa será ingresada con seguridad en junio o julio de este año y reconoce que “restan etapas en el desarrollo del proyecto y queremos hacerlas muy bien. Entre ellas, que tengamos una adecuada socialización del proyecto en la comunidad y una participación ciudadana anticipada muy bien hecha”.

El director ejecutivo de la rebautizada BiobioGenera, dice que en cada una de las zonas de influencia de los proyectos “se abren oportunidades que inicialmente no conocíamos”. Así, han querido incluir a las pymes en la termoeléctrica El Campesino de Bulnes y potenciar el aporte que generarían a la industria local con la disponibilidad de un recurso menos contaminante y abundante como el gas natural.

Sobre el cambio de gobierno y cómo eso podría afectar el desarrollo del proyecto, Gana explica que “genera expectativas de que se pueda avanzar en abordar los problemas de la región y en esa agenda queremos aportar haciendo bien las cosas".
Publicar un comentario en la entrada