lunes, 26 de mayo de 2014

DEP

Trágica muerte de un trabajador en el interior de un barco en construcción en Armón
Aunque las primeras hipótesis apuntan a que la muerte se produjo por asfixia tras una fuga de argón, la empresa cree que se trató de una muerte natural

Un accidente laboral en los astilleros Armón se cobró la vida, a primera hora de la tarde de ayer, del trabajador Agustín Garrido Menéndez. Las primeras hipótesis apuntan a que el joven, de 24 años, falleció por asfixia mientras se encontraba realizando trabajos de soldadura en el interior de un tanque de estabilización situado en un atunero en construcción. Al parecer, y según las primeras informaciones de testigos presenciales, se produjo una fuga de argón que dejó la estancia sin oxígeno. Tampoco se descarta que el fallecimiento se produjese por causas naturales.

El Centro de Coordinación de Emergencias recibió el aviso a las 17.12 horas, después de que los compañeros del joven le vieran salir del tanque con dificultad y desplomarse en el suelo segundos después. De inmediato avisó al Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) que movilizó la UVI-Móvil de Gijón. Una vez allí, los sanitarios procedieron a practicarle las maniobras de reanimación, «durante más de una hora» según algunos testigos, aunque finalmente no pudieron hacer nada por salvar la vida del joven, que trabajaba en una subcontrata.

Hasta el lugar también se acercaron efectivos de la Policía Nacional y Científica, así como de la Brigada de Policía Judicial y el médico forense, quien ordenó el traslado del cuerpo al Instituto de Medicina Legal donde, a lo largo de la jornada de hoy, le será practicada la autopsia que permitirá conocer la causa exacta de la muerte.

«Se podría haber evitado»

El trágico suceso causó gran conmoción entre sus compañeros, quienes aseguraron que el accidente «se podría haber evitado si se tomasen las medidas de seguridad pertinentes». Varias decenas de trabajadores se fueron concentrando a las puertas de la factoría a medida que se iba corriendo la voz acerca de la muerte del joven soldador. Muchos de ellos se enteraron de la triste noticia al llegar a la fábrica para incorporarse a su turno decidiendo entonces suspender la jornada de trabajo.

«Si no cambian pronto las condiciones en las que se trabaja en el astillero, tarde o temprano va a haber una catástrofe. De hecho, hay accidentes prácticamente a diario», declaró a EL COMERCIO Cándido González, responsable del sector naval de la Corriente Sindical de Izquierda. Por su parte, UGT hacía ayer público un comunicado en el que expresaba sus condolencias y exigía un mayor compromiso en el cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

La dirección de Armón niega que el trabajador Agustín Garrido Menéndez, de 29 años de edad, falleciera como consecuencia de un escape de gas y apunta a una muerte natural. El joven estaba trabajando en el interior de un tanque del buque atunero que construye Armón en su astillero gijonés cuando se produjo el fatal desenlace.

"Aún no habían iniciado el sistema de soldadura"

Según la empresa, los servicios médicos que le atendieron barajaban ayer la posibilidad de que el joven, deportista, pudiera haber sufrido un aneurisma. A la espera de la autopsia, la empresa quiso aclarar que la muerte no pudo deberse a un escape de gas argón, como se dijo en un principio, ya que Agustín Garrido no era soldador, sino especialista tubero y aunque realizaba trabajos con un soldador, cuando se produjo el fatal desenlace "aún no habían iniciado las labores ni habían encendido el sistema de soldadura", según señaló un portavoz de la compañía.
Publicar un comentario en la entrada