lunes, 26 de mayo de 2014

En conversaciones

Reganosa explora con el sector de la pesca el cambio de combustible al gas
La terminal suministró ayer en Vigo una carga de GNL a un remolcador

Reganosa aviva su proyecto europeo del Ten-T para convertir al puerto de Ferrol en eje de suministro de gas para el transporte marítimo, con una posible nueva vía de negocio: el sector de la pesca. Ya se han producido conversaciones con armadores y también con la administración, con el fin de analizar la transformación de los buques para moverse usando gas como sustitutivo del gasoil.

El sector pesquero gallego se ha visto afectado por una pérdida de competitividad con respecto a flotas de otras zonas y el coste del combustible es un factor que puede ser determinante para recuperar fortalezas, ya que supone el 55 % de los gastos para los armadores. Aunque la inversión inicial que requiere la transformación de los buques para que puedan consumir gas natural en vez de otros combustibles, como el gasoil, es mayor, a partir de seis años «comienza a ser más barato que el resto», explicó un técnico de la sociedad Det Norske Veritas (DNV) en la presentación del proyecto que lidera Reganosa.

Aunque en buques pesqueros pequeños la disponibilidad de espacios podría convertirse en un problema para la colocación de los tanques de almacenamiento del GNL, el hecho de que se haya reducido el número de días que pasan en la mar y, consecuentemente, sus necesidades de espacio para las capturas se convierte en una oportunidad para su posible transformación, explica Rodrigo Díaz Ibarra, responsable de proyectos de Reganosa.

Por el momento, las conversaciones con el sector están dando sus primeros pasos, y requieren de la implicación de un gran número de actores, ya que para que la pesca, al igual que otro tipo de flotas, se lance a aprovechar las ventajas del gas como combustible marítimo, ha de existir una red de infraestructuras que den respuesta a la posible demanda. No obstante, es una línea de negocio que los directivos de la planta de gas de Mugardos no quieren desaprovechar, pese a que inicialmente el proyecto europeo estaba concebido para favorecer el suministro a grandes buques, debido a que por el corredor del Atlántico discurren cada año unos 40.000 barcos, la mayoría de gran porte.

Otros beneficios

La adecuación de pequeños puertos pesqueros para suministrar gas a los barcos podría aprovecharse también para acercar el gas a la población. Así, aunque en los planes de Reganosa se encuentran los de instalar un brazo para el suministro directo del GNL a los navíos, el abastecimiento en las radas podría realizarse también a través de plantas satélite en donde se almacenaría el gas, que además podría servir para distribuir el combustible a los municipios próximos.

Por otra parte, ayer Reganosa dio otro paso para consolidarse en el mercado de suministro de gas para el sector del transporte marítimo, con un nuevo abastecimiento en el puerto de Vigo. A principios de febrero había llevado a cabo en esta dársena la primera carga al también primer remolcador del mundo que se mueve con gas natural, el Borgoy, y ayer lo hizo con su gemelo, el Bokn.

Al igual que en aquella ocasión, se trata de una operación en la que también participa Repsol, además del Puerto de Vigo.

Reganosa envía un camión cisterna para abastecer a este buque, cuya carga es equivalente a 19 metros cúbicos.

Otros puertos

El remolcador ha repostado en Italia, en España -primero en Cartagena y después en Vigo- y posteriormente lo hará en Bélgica, antes de llegar a su destino, que es Noruega.

55 %

Porcentaje de coste del combustible sobre el gasto total para los armadores

La reducción de costes económicos es un factor para mejorar la competitividad del sector 
Publicar un comentario en la entrada