lunes, 3 de septiembre de 2012

Más escalas

El Musel inicia curso con nueva línea de contenedores
Operada por CMA-CGM, será inaugurada mañana y conectará Gijón y Bilbao con Le Havre, con frecuencia semanal

Tras el cambio, todavía reciente, de los responsables de la Autoridad Portuaria de Gijón, y el paréntesis en la gestión que siempre supone el mes de agosto, el puerto de El Musel inicia curso con la inauguración, mañana, de una nueva línea semanal de contenedores que genera una doble expectativa.

Por una parte, es significativo, según explicaron a EL COMERCIO fuentes expertas, que una naviera como CMA-CGM, la tercera del mundo por flota y por contenedores movidos, apueste en plena crisis económica por un puerto con poco historial en lo que a tráfico de contenedores se refiere.

Por otra parte, la oferta a las empresas asturianas, en particular, y al ámbito geográfico (hinterland) de El Musel, en general, mejora con una línea que abre nuevas puertas a todo el mundo a través de Le Havre, puerto francés que mueve más de 2,2 millones de teus (contenedores de 20 pies o su equivalente) al año y en el que CMA-CGM tiene terminal propia.

Cabe hacer hincapié, en ese sentido, en que la nueva línea es exclusiva para clientes de la naviera que la explota, es decir, que no admite carga de cualquier operador. Es importante, por lo tanto, que la referida naviera tenga conexiones con todo el mundo a través de Le Havre, que utiliza como puerto distribuidor (hub).

El Musel ya tiene enlace con el puerto holandés de Rotterdam, primero de Europa por tráfico de contenedores, de forma que la novedad más destacada es la incorporación de Le Havre como puerto distribuidor operativo, que acorta los tiempos de transporte en muchos casos, especialmente con China y los principales países de Oriente, aunque sólo sea por el ahorro de tiempo que supone subir hasta Rotterdam para luego tener que retroceder.

Se da la circunstancia, además, de que las condiciones económicas que puede ofrecer una naviera que realiza todo el transporte con sus propios barcos, aunque sea con enlace en algún puerto distribuidor (en este caso Le Havre) suelen ser mejores que las obtenidas por los cargadores cuando tienen que utilizar varios operadores. La nueva línea, pues, entra en servicio con el objetivo de ser competitiva tanto por plazos como por precios.

Crecimiento

La irrupción de una nueva naviera en un puerto no implica aumento del tráfico, ya que puede significar, simplemente, un competidor más en lucha por las cargas ya existentes. No obstante, en la práctica queda demostrado que nuevas líneas propician la captación de nuevos tráficos, por el esfuerzo que deben realizar los comercializadores para hacer rentables las escalas.

EL COMERCIO anunció la nueva línea el pasado 2 de agosto, si bien la primera escala estaba prevista para el día 20 de ese mismo mes. El retraso hasta el 3 de septiembre fue publicado el pasado 22 y la inauguración será mañana. 
Fuente: el comercio
Publicar un comentario