martes, 4 de septiembre de 2012

Negocio importante

Una alianza con Japón para pintar barcos y molinos eólicos

La licencia de una empresa de Hiroshima, el mineral de hierro de la mina boliviana de Mutún y la instalación de parques eólicos en Brasil son algunos ingredientes del filón que tiene por delante la empresa Sinteplast, una fabricante de pinturas con sede en Ezeiza y exportaciones a una decena de países. El filón consiste en captar la tecnología para fabricar pinturas para barcos, en un momento en que los astilleros locales no dan abasto para abastecer de barcazas a la Hidrovía del Paraná. Y, a futuro, con esa misma tecnología, se preparan para abastecer los parques eólicos del sur del Brasil : el filo de cada aspa de un molino eólico requiere tanta pintura marina como un barco chico.

“Sólo por la producción de mineral de hierro de Mutún, se prevé una demanda de unas 900 barcazas en los próximos diez años”, contó Claudio Rodríguez, integrante de la familia que fundó Sinteplast hace 50 años. “De hecho, antes de firmar el acuerdo de licencia con Chugoku, ya teníamos pedidos desde astilleros de Bolivia por 1,5 millones de dólares. La única forma de exportar ese mineral es a través del Paraná”.

Chugoku Marine Paints es una firma japonesa, con sede en Hiroshima, a la cual Sinteplast venía comprándole sus pinturas marinas. Ahora, acuerdo de licencia de por medio, esas pinturas serán producidas en el país: la sustitución de importaciones, sin contar el potencial exportador, es de unos 50 millones de pesos al año, detalló Rodríguez. No es necesariamente el negocio más importante que tiene por delante Sinteplast, que en 2011 facturó 450 millones de pesos, casi diez veces más. Pero el potencial por el momento no tiene techo. Y no sólo para pintar los cascos de los barcos.

“La otra pata de este negocio son los molinos eólicos. Aunque no parece, el aspa de un molino eólico mide entre 45 y 50 metros y en sus extremos, la velocidad a la que giran supera los 1.200 kilómetros por hora”, relató Rodríguez. “Eso supone una enorme demanda de pinturas especiales”, dijo.
Fuente: Clarin
Publicar un comentario